Read more

Sí, a por ellos

ShareHay en la vida momentos y momentos. Hay los momentos apacibles, tranquilos —sosos, rutinarios, aburridos. Sólo se oye entonces el runrún sordo y gris de los días. Y hay los otros: los momentos álgidos, cuando se oyen los tambores, resuenan los clarines. Cuando salta, incandescente, la Historia, se abre el mundo y apunta el rostro […]

Read more

Spengler y la Europa fáustica 

Share  En el texto que sigue vamos a leer a Oswald Spengler (1880-1936) (*). Este filósofo alemán es, a mi modesto entender, el pensador más importante del siglo XX. La edición de todos sus escritos, incluso de aquellos textos que más se alejan de la beatería que hoy se da en llamar “lo políticamente correcto”, […]

Read more

El socialismo contra la izquierda, la izquierda contra el Pueblo

Share   Aunque ubicado en Francia, el relato de la entrevista a Alain de Benoist, una extrapolación directa (a España y otros países de corte occidental europeo) del mensaje que emana esta conversación(*) es notablemente interesante para valorar convenientemente el estado actual de la socialdemocracia, su solvencia moral actual y las radiaciones ideológicas que desprende […]

Read more

No era una señora

Share  Ayer me quedé de pasta de boniato. Estaba a punto de entrar en una librería y coincidí en la puerta con una señora. Al menos, creí que lo era. Una mujer sobre los cuarenta años, normalmente vestida, quizá con un punto demasiado juvenil para su edad. Por lo demás, de aspecto agradable. Ni elegante ni […]

Read more

Aurora política en Europa

Share  Los medios de comunicación sin duda influyen en la percepción de todos los temas, pero independientemente de la desinformación, los resultados del referéndum británico muestran que la mayoría de las personas comunes tienen las ideas claras. La gente sabe que hay una mafia codiciosa que se enriquece a costa del sufrimiento de cientos de […]

Read more

Europa: nuestra patria carnal

Share  La nación, o la patria, como se la llamaba en otros tiempos: ahí está todo, ahí se juega todo. Por ahí pasan dos cosas fundamentales —y opuestas—: nuestra salvación o nuestra pérdida; pero no sólo la pérdida que entraña el ocaso del sentimiento nacional: también la pérdida que acarrea su infatuada hinchazón. Abordemos primero […]