Artur Mas y sus martingalas secesionistas están hundiendo Cataluña. Son delincuentes que esconden la miserable pujolandia

Ni lo duden: Artur Mas, su mafia y sus tretas secesionistas están hundiendo a Cataluña y sus símbolos, la convivencia social, el progreso empresarial y el estado del bienestar.

bandera-quemaEl presidente de la Generalidad catalana, Artur Mas, en su huida hacia adelante mediante un demencial pedaleo a piñón fijo, está consiguiendo subvertir todos los valores que habían dotado a Cataluña de un merecido prestigio de comunidad de seres humanos trabajadores, fiables, abiertos de mente y bien encajados y solidarios con el resto de España, por lazos sanguíneos ancestrales o recientes, por cuestiones culturales y por intereses comerciales mutuos. De ahí que los episodios de conflictos entre catalanes y resto de españoles haya surgido siempre de desavenencias por cuestiones dinásticas, golpes de Estado, asonadas, pronunciamientos o la maldita Guerra Civil que no fue de españoles contra catalanes, sino de un frente rojo de base marxista-leninista monitorizado por la Unión Soviética, aliado al magma anarquista, contra un frente patriótico nacional-catolicista… por todo el territorio de la piel de toro.

Es más, Mas y sus compañeros de viaje independentista, una extraña amalgama de siglas e intereses químicamente inaleables e ideológicamente contrapuestos, se ha saltado todo atisbo de corrección política, contención emocional y lealtad y fidelidad a la Ley que lo ampara a él y a los suyos para que puedan ocupar los cargos que detentan. Se le llama traición.

En esta tesitura, no es de extrañar que se hayan producido en los últimos días tres fenómenos que indican que la población autóctona (excepto apesebrados y mangutas que viven del cuento del presupuesto público autonómico) está harta de tanto abuso de poder y tanta provocación, prevaricación y hostilidad antiespañola, por lo que observan con detenimiento:

El primero: Que el Gobierno español ha activado cambios legales que dan vía libre para que cinco grandes empresas catalanas que cotizan en el Ibex cambien de sede sin rendir cuentas a los accionistas.

Se trata de que Abertis, Fomento de Construcciones y Contratas, Gas Natural, Grifols y Banco Sabadell podrán trasladarse a cualquier punto de España sin tener convocar una junta general, o sea, únicamente que exista una decisión unánime del consejo de administración para cambiar su domicilio social, lo que supondrá un nuevo marco jurídico que tendrá un impacto en los grandes grupos con residencia en Cataluña, pues no en vano, como adelantó el periódico El Confidencial, ‘la medida nace del interés y de la labor de lobby de las compañías cotizadas en bolsa con origen y ubicación actual en la comunidad que preside Artur Mas’.

Sucede que ‘hasta ahora y a tenor de sus estatutos, de las seis sociedades del Ibex con domicilio social en Cataluña, cuatro pueden cambiar su sede a cualquier punto del municipio sin tener que informar a los accionistas ni convocar una junta general, lo que es el caso de Abertis, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), Gas Natural y Grifols, aunque Banco Sabadell no hace especifica a cuál de sus órganos de dirección compete modificar el domicilio social, mientras que CaixaBank, está sujeta a que sus estatutos señalan que ‘para proceder su traslado a un término municipal distinto se precisará el acuerdo de la junta general de accionistas’.

business-silhouette-vector-1_12049En consecuencia, la población, ¡la POBLACIÓN!, debería darse por enterada que este asunto de vital importancia repercute en sus vidas y en la percepción del poderío industrial, comercial y financiero que ostenta Cataluña, puesto que si éstas y muchas más empresas deciden reubicar sus cuarteles generales en el resto de España… ¡Cataluña se va al carajo!; ya que después de una deslocalización fiscal viene la física, la de los parques de proveedores, la de los clusters y las de todo lo que insufla energía y músculo a un país; y la del talento, la innovación y la emprendeduría… que es lo que proporciona combustible y potencia para crear y mantener puestos de trabajo que no dependan de una nómina funcionarial o nombrados a dedo.

Todo ello sin entrar a fondo en los diferentes boicots que, en España, sufren productos catalanes por el hecho de serlo… gracias a pujolandia y a Mas. Se llamen la excelsa Freixenet, Torres u otros productos planetarios ‘paridos’ de origen en Cataluña.

480El segundo: Que muchos aficionados del Fútbol Club Barcelona, los culés, sin ideología fanática aunque conscientes de su identidad, han dejado de lucir camisetas azulgranas y exhibir tanta ‘estelada’ y demás monsergas de clan porque no se sienten identificados con la deriva separatista del club, y sintiéndose españoles a pesar de que admiran a los jugadores (y sobre todo el juego actual) del FCB en lo deportivo, les da vergüenza apoyar a un club totalmente politizado y tan agresivo contra el resto de compatriotas de España. Es más, lo que alucina es que sigan habiendo peñas de culés en el resto de España tragando quina y negando la realidad, desde Valladolid a Santiago de Compostela o desde Murcia a Huesca, y que sigan como adictos blaugranas, después de esta andanada de agresión despectiva del club contra las demás regiones y comunidades del Estado. ¿O qué creen que es un acto de hostilidad tan manifiesta cómo la de pitar el Himno de España y a su Jefe del Estado?

Así que es previsible que todos las personas nobles, con sentido común y refractarias a la locura independentista dejarán de exhibir símbolos, corear las consignas, escarniar y aborregarse alrededor del fanatismo que unos pocos, perfectamente organizados han inyectado en el FCB, independientemente del juego en sí (uno puede simpatizar y admirar a los Lakers o a la Ferrari y no ser ni yanqui ni italiano, ni pagar cuota de socio del club o tener un coche de dicha marca). ¡Es una cuestión de dignidad, autoestima y patriotismo bien entendido!

descarga (3)El Barcelona interesará o no según salgan bien las temporadas (¡ay si el Barça pincha cuando se le agote el filón de estrellas actual o decaiga la conjunción alineada de astros!), lo que sucederá seguro por la obvia ley de ciclos; porque, de lo de que ‘és més que un club’ podríamos discutir mucho. Si además se cercioran de ello las peñas repartidas por toda España (inexplicablemente pasivas ante esta deriva hostil del club contra ¡ellos!) y se empieza a viralizar un antibarcelonismo mientras el club mantenga esta estúpida posición tan borde; si dejan de asistir al campo muchos de los que se sienten incómodos ante tanta manipulación; y si se dan de baja socios de peñas de afuera y los socios locales que se apuntaron para tener algún pedigree ‘català’ llevando ‘ocho apellidos’ no catalanes encima, entonces empezaremos a retomar la senda de la normalidad y se pondrán las cosas en su sitio.

542163e9a657e_rajoy2_2352066bEl tercero: Este cóctel de pasiones integristas, animadversiones fanáticas y provocaciones hostiles está agotando la paciencia de las víctimas de tanta agresión. No, no va a entrar la Legión por la Diagonal; no, no se va a disparar un tiro, al menos por parte del Gobierno español y lo que decida; solamente que, ¡AL FIN! se ha puesto en marcha (¿Rajoy?) la imparable maquinaria legal de autodefensa del Estado; y, además de estar en guardia ante enemigos externos, el separatismo y la sublevación de unos empleados del Estado es un motivo más que suficiente para detener, juzgar, condenar y encarcelarlos como responsables de tanto desasosiego y dolor.

Mas acabará en la cárcel con su sanedrín inmediato. ¡Fijo!…  

Es mejor que empiece a temblar: Alea jacta est.

Difunde el hashtag: #NO11Senavenidameridiana