¿Serán tan sinvergüenzas de que discurra la manifestación independentista del 11 de septiembre (la Diada) por delante del Hipercor barcelonés?

 

ETA-Hipercor-mortales-Foto-RAC_TINIMA20131025_0293_5

A las 16:05 horas del 19 de junio de 1987, ETA hizo explotar una bomba en el centro comercial Hipercor (de El Corte Inglés), en el rectángulo compuesto por la Avenida de la Meridiana, calle Dublín y calle Torroella de Montgrí (y calle Pegaso) del barrio de Sant Andreu / La Sagrera, en Barcelona.

Treinta kilos de amonal, cien litros de gasolina, pegamento y escamas de jabón (para provocar un efecto napalm) es lo que Josefa Ernaga, Rafael Caride Simón y Domingo Troitiño usaron desde el maletero de un Ford Sierra estacionado en el parking del sótano del edificio, para que la deflagración fuera lo más sanguinaria posible, lo que causó la muerte de veintiuna personas, hirió a cuarenta y cinco y dejó secuelas y otros traumas a varios centenares más que visitaban la tienda o vivían en el conjunto residencial colindante, Meridiano Cero; en dónde irónicamente se a nombrado a una plaza como la Plaça de la Tolerància, sin que quede claro qué y quién se ha de tolerar. ¿Los buenos a los malos?

De nada les valió a los asesinos y a ETA justificar que ‘habían avisado’ a la Policía para que desalojara el recinto, en una época en la que los atentados se sucedían semanalmente por toda España. La realidad es que el genocidio se perpetró, los autores fueron detenidos y encarcelados, pero ya están en la calle y… ETA está en las instituciones y sus gerifaltes sueltos por ahí.

Luego vino la negociación traidora y ‘secreta’ de Josep Lluis Carod Rovira (a la sazón, presidente en funciones de la Generalidad -por ausencia del titular Pasqual Maragall) que aprovechando las horas de máxima posición institucional se desplazó hasta Perpiñán, Francia, para negociar con sus amigos independentistas vascos de ETA que… no atentaran más en Cataluña [¡que éramos de los suyos!], como así fue desde aquel momento, en que siguieron masacrando a españoles hasta que el infame más infame que nos ha gobernado jamás realizó las concesiones necesarias para que ETA dejara (temporalmente) la lucha armada a cambio de un programa de excarcelaciones y rebajas de penas, y de un compromiso de ‘no meterse’ en los asuntos vascos, que ha dado los frutos que todos sabemos y que van en la dirección de construir, en España, en menos de una generación, un independiente y nuevo País Vasco con Navarra en él (con Iparretarrak -o País Vasco francés- no se atreven; al igual que los separatistas catalanes no dicen ni mu reivindicando la Cataluña francesa -allí una simple región, dentro de un departamento territorial como otro).

descarga (2)

Sí, HB pidió el voto de los catalanes… y consiguió 150.000

Para entenderlo mejor, sucede que en aquellos tiempos, casi treinta años hace de ello, en Cataluña convivían algunos movimientos de factura similar a Herri Batasuna -la valedora ‘legal’ de ETA- en las instituciones, figura que hoy ha mutado, después de varias mudas de piel de serpiente, a Bildu, asunto del que no nos extenderemos más, y que se centraban en la figura de una todavía disminuida Esquerra Republicana de Catalunya, el PSAN (partido socialista de liberación nacional), Terra Lliure (la ETA catalana, de la que provienen cuadros de mando de partidos actualmente en las instituciones) y el MDT, (movimiento de defensa de la tierra), amén de la Crida a la Solidaritat (que lideraba el importador oficial de inmigrantes musulmanes, Àngel Colom Colom).

Foto. SELECTO*DIGITAL

El auténtico vértice de la ‘V’, del 11-S de 2014

In illo tempore, metido en harina en dicha Crida pululaba el siniestro personajillo que se ha erigido en el actual presidente de la ANC (asamblea nacional catalana), uno de los dos pilares que junto a Òmnium Cultural otorgan un pretendido soporte ciudadano a todos los aquelarres, ‘uves’, ‘vías’ y demás inventos con los que desde 2012, aprovechando el día de la fiesta principal catalana, montan un pollo en alguna calle larga y ancha que permita ser filmada y fotografiada cenitalmente para mejor regocijo y orgasmo de organizadores y participantes de la tribu.

nou-president-lanc-jordi-sanchez-1431776897573

Jordi Sánchez

Lo que sucede es que este año, el citado personajillo que manda en la ANC, Jordi Sánchez(*), al que no se le conoce trabajo alguno más que el de ser asiduo miembro de las logias y, hasta hoy, adjunto del Síndic de Greuges (el defensor del pueblo, el ombdusman local), el comunista Joan Ribó, cuenta con un pasado filoetarra al haber militado explícitamente en la Crida a la Solidaritat en Defensa de la Llengua, la Cultura i la Nació Catalanes [que este era el nombre], y es uno de los dos convocantes principales de la manifestación del 11 de septiembre de 2015, que en esta ocasión se montará en la ¡Avenida de la Meridiana!, y pasará por delante del Hipercor hasta llegar justo en frente del Monumento a las Víctimas del terrorismo, que está unos cien metros más adelante. ¡La provocación en su grado más elevado! ¡El escarnio a su nivel más inaceptable! El oprobio, la sinrazón, la náusea en todos los sentidos.

Foto: SELECTO*DIGITAL

Monumento a las Víctimas del terrorismo, en la Av. de la Meridiana de Barcelona

O sea que miles de personas espoleadas por la asfixiante propaganda institucional saldrán de nuevo a la calle para exigir la independencia con el concurso y apadrinamiento formal de partidos y entidades que empatizan, simpatizan o colaboran con el detritus que todavía mantiene en alto el espíritu etarra (las CUP, entre ellas, con sus lazos fraternales con Bildu, y con su portavoz David Fernández habitual chófer acompañante de Arnaldo Otegui y único enlace de éste con cualquier interlocutor, si iba a Cataluña); y lo harán, lo de manifestarse en masa, justo delante del lugar en el que se cometió la vesania terrorista más repugnante y odiosa que se puede llegar a perpetrar: reventar un establecimiento con una bomba incendiaria para que ardan vivos los cuerpos de civiles inocentes mientras compran sus alimentos en un mercado.

¿Cómo se atreven semejantes malnacidos a exhibir su pretendido poderío como muchedumbre fanatizada e integrista, y cómplices implícitos o explícitos de los asesinos de ETA, a tocar siquiera las paredes del edificio que ellos mismos o sus mayores inmediatos reventaron con una bomba dispuesta para infligir el mayor daño posible?

¿Por qué se ha de transigir y tolerar que los inmundos que relativizaron o gozaron con aquella masacre o sus seguidores actuales se pavoneen ante un espacio que debería serles vetado a ellos y a sus generaciones venideras?

¿De verdad se va a permitir que la manifestación de la Meridiana se aproxime siquiera a Hipercor-Meridiana?

¿Nadie lo va a impedir?

¡Malditos bastardos!

 

 

(*) Este tiparraco, en pleno apogeo del terror de ETA dirigía la citada Crida, que organizaba mítines con Herri Batasuna. El 12 de noviembre de 1985 el secretario general de Herri Batasuna, Txomin Ziluaga, participó en un acto de La Crida en Barcelona, ‘en solidaridad con Euskadi y por la negociación política con el Estado español que plantea Herri Batasuna para conseguir una tregua en la lucha armada’.

masones por la independencia

Los que mandan y controlan todo este asunto

Hace pocas semanas, ‘la Forcadell’, antecesora en el cargo de Sánchez, fue liberada para ir de número dos de la lista conjunta independentista. Los socios de la ANC votaron mayoritariamente como su sucesora a una tal Liz Castro al frente de la organización radical, pero una tenida de la ANC a puerta cerrada sacó todas las bolas blancas a favor de que el presidente fuera el hermano Jordi Sánchez, del que tampoco se ha de olvidar que durante su mandato al frente de la Crida, en junio de 1988, se destapó el sofisticado sistema por el que la Generalidad la financiaba a través del desvío de subvenciones otorgadas por el Departamento de Trabajo de la Generalidad… ¡para la creación de ¡puestos de trabajo! [como en los EREs de Andalucía], que al final aterrizaban en cuentas bancarias de dirigentes de la citada Crida, entre los que se encontraba el tal Sánchez parando el cazo; y sin prejuicio de que en paralelo y en otras ocasiones las ayudas de la Generalidad fueran concedidas a otras entidades ‘culturales’ en las que figuraban en nómina miembros de organizaciones separatistas, actualmente todos apoltronados en puestos a sueldo del erario público.

De lo que se trataba es de que siempre estuviera hiperactiva la agitación y propaganda pro independentista, que en una generación ha conseguido calar entre la población que ha padecido la inmersión escolar, el lavado de cerebro de los Media afectos al régimen pujoliano, y la excitación de las bajas pasiones hostiles a España y a los valores de nuestra historia conjunta. Y lo han logrado… de momento.

Difunde el hashtag: #NO11Senavenidameridiana