Barcelona, la ciudad española en la que, en 2015, hay más ciudadanos jurando la Bandera de forma espontánea y voluntaria

 

DSCF7820A pesar de la limitada capacidad del acuartelamiento de El Bruch, de Barcelona, al final se han admitido hasta seiscientas personas en la Jura de Bandera para personal civil, del sábado 27, la cifra más alta de todos los actos idénticos celebrados en España a lo largo de 2015; habiéndose quedado sin su oportunidad de jurar o renovar juramento otros tantos cientos de peticionarios que deberán esperar al año próximo.

Según ha informado el Ministerio de Defensa en un comunicado, la lista de jurandos incluye “ciudadanos de toda clase y edades, procedentes tanto de la ciudad de Barcelona como de otras localidades y provincias de Cataluña“, y que “el número de participantes supera a la que se celebró este abril en la plaza de Oriente de Madrid, que alcanzó un total de 500 jurandos”.

El acto estará presidido por el Teniente General e Inspector General del Ejército, Ricardo Álvarez-Espejo, que estará acompañado por las autoridades civiles y militares de Barcelona.

La parada militar empezará a las 10.00 horas. El acceso se ha restringido a las personas que formalizaron por Internet su solicitud como jurandos, mientras que los acompañantes deben cumplir unos requisitos identificativos adecuados al carácter militar del acto y a la seguridad necesaria.

ikurriñas-y-senyerasLlegados hasta aquí, desde SELECTO*DIGITAL nos complace dar a conocer este hermoso acto, habida cuenta de que, en España, todo lo que rodea al sentimiento patriótico ha sido coartado o reprimido por parte de los partidos de inspiración socialista y comunista o por los de adscripción separatista, ahora claramente independentista y antiespañola, de lo que es un paradigma completo la galopada hacia el abismo de Artur Mas y sus seguidores de CDC junto con el entramado de demás partidos secesionistas en juego que han potenciado el sentimiento antiespañol más intenso de toda la vida, si nos atenemos a que la Guerra Civil Española (1936-1939) fue un enfrentamiento ideológico del comunismo, el socialismo y el anarquismo (nacionalismos periféricos incluidos) contra las personas y partidos de inspiración cristiana, liberal, tradicionalista y próximas al orden y a los valores de la familia y la espiritualidad y trascendencia del ser humano; que no un ataque a España como tal.

Resulta que además de la mala fe que desprende el odio que se ha insertado en sus mentes, las generaciones menores de cuarenta años, que no han cumplido servicio militar alguno ni conocieron el régimen del general Francisco Franco, asocian el respeto y el amor a los valores patrióticos con una tendencia fascista, sobre todo porque en realidad la población no tiene claro qué significa ser patriota, y desconoce que en esencia es amar a la patria, entendiendo como tal la tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos. O sea, ser un bien nacido en lugar de un mal parido.

Es así de fácil de comprender; de ahí que reconforte que sin campañas de propaganda ni información mediática previa, centenares (en realidad miles en total) de personas deseen mostrar su compromiso con la Nación, sus valores y su pertenencia a una comunidad hermanada y solidaria; buena gente harta de tanto abuso y coacción en una Cataluña abordada por el extremismo insurreccional, que aunque solo cuenta (votación irregular de   Mus spar2014) con una cuarta parte de gente (incluidos menores de 16 a 18 años y extranjeros extracomunitarios) con ciertas intenciones de separarse de España mediante un proceso de levantamiento, sublevación y rebelión dirigida y fomentada por las máximas autoridades locales alrededor de la Generalidad y de una parte del Parlamento Catalán… pero hacen tanto ruido que parece que es ‘toda’ Cataluña la que está a favor de la desvertebración del Estado tal como lo conocemos y nos hemos dado a partir de unos pactos y una Constitución.

¿O alguien cree que ni el ladrón Pujol y su camada de bandidos o el nefasto Mas y demás cómplices de ambos, hubieran tenido la oportunidad de gozar del oficio que ejercen y de ostentar el cargo que se les dio si no existiera un paso previo en el que se marcaron unas reglas del juego que al final han destrozado con su mezquino comportamiento contra su propia población y su vergonzosa traición a España?

¿Hay algún sectario de la causa ‘inde’ que pueda imaginarse que las autonomías, sobre todo la catalana (los vascos van a su bola) hubiera podido alcanzar tan elevado grado de transferencias formales y vinculantes, manejar un presupuesto como del que se dispone, legislar en tantos y tantos asuntos, o mandar y gestionar hasta los extremos que se conocen en materia de seguridad (Policía), sanidad, enseñanza y universidades y tantos otros espacios apropiados para fomentar el distanciamiento lento pero inexorable de España?

Bendita sea la buena gente que aún cree en España, ama sus símbolos y honra a su Bandera, Himno y Fuerzas Armadas… que es todo suyo.