No hay día sin que nos atice con una nueva provocación o desatino. Ada Colau está descontrolada

 

Colau CIE (EFE)

La alcaldesa en la manifestación antigubernamental

Todo indica que ya están amortizados todos los epítetos críticos contra las bandas de delincuentes que en los últimos tiempos ha destrozado la confianza en los partidos políticos, en el Poder o a su sombra, siempre desde dentro de las instituciones pagadas o subvencionadas por el Estado o por el fondo de reptiles estructural que financia las campañas electorales y/o la maquinaria que permite que una minoría de gente de mal vivir del PP, PSOE, CiU, ICV, sindicatos y demás sectas afines medren a base de robar, estafar, evadir, extorsionar, prevaricar y arruinar a la ciudadanía.

Quizás por esta causa, corresponde al Periodismo sagaz y noble seguir pidiendo responsabilidades a los criminales que nos han llevado hasta aquí, y hacer lo inimaginable para que paguen sus culpas con penas de cárcel, embargos masivos de sus propiedades y el escarnio más duro para que queden cómo unos apestados ante la sociedad a la que esquilmaron y humillaron.

Por este motivo y para que los pujoles de turno sufran en sus carnes todo el peso de la Justicia es por lo que parece que una parte de la población orientó el voto de las pasadas municipales (preámbulo de las autonómicas pendientes… y de las generales) hacia unas siglas de conglomerados heterogéneos y de polimerización antinatural. Pero… ‘un hombre un voto’ junto con el cáncer de los pactos postelectorales, nos ha propocionado el intenso e impagable privilegio de que tengamos una alcaldesa que no ganó, mientars que en la cuarta ciudad de Cataluña, Badalona, se ha expulsado al alcalde -del PP, claro- que sí ganó (duplicando en votos al segundo partido, pero debidamente ‘acordonado sanitariamente’ por todos, PSC/PSOE incuido)

Sigamos. Además de las primeras andanadas de Manuela Carmene en Madrid hacia gestos demagógicos y populistas y hacia tolerancias dudosas con miembros de su cuerda que hacen apología de la violencia, muy en la línea de la química que desprende el chavista neocomunismo teledirigido por la banda de profesores (sin cátedra propia) de la órbita de Podemos -que son los que mandan en el invento de Ahora Madrid-; es su colega barcelonesa Ada Colau la que nos está brindando las primeras jornadas de vertiginoso preludio de lo que nos espera, tal como desde SELECTO*DIGITAL ya avanzábamos hace semanas, al anunciar su presencia, como alcaldesa, en la manifestación preparada para promocionar la segregación catalana de España, aprovechando la Fiesta de Cataluña del 11 de septiembre, la Diada.

Como no podía ser menos, la mujer que gracias a que ha controlado todo el movimiento antideshaucios (PAH -Plataforma de afectados por las hipotecas-) y que al construirse una marca y una imagen, ha sido ungida por el podemismo y el comunismo de toda la vida como cabeza visible del artefacto electoral Barcelona en Comú.

850-immigrants-arrive-by-boat-on-italy-s-lampedusa_custom_mediumUna vez en su sitio, la alcaldía, siguiendo instrucciones de Pablo Iglesias y su grupo (que lo llevan en el programa de Podemos explícitamente), en lugar de levantar alfombras y descubrir y perseguir potenciales y más que seguros delitos y connivencias del anterior ayuntamiento barcelonés con la Generalidad, ambas en manos de CiU durante los últimos cuatro años, e investigar el más que sospechoso universo de intercambio de dinero para que la capital catalana cofinancie las aventuras independentista de Artur Mas, va ahora y se descuelga con que se cierre en Centro de Internamiento de Extranjeros, CIE, de la Zona Franca, en Barcelona, que es el lugar en el que se retienen a cientos de inmigrantes (del total de miles y miles que se cuelan) que han entrado y residen en España en situación ilegal, una medida más que justificada ante la avalancha de personas que invaden de forma clandestina y a menudo criminal nuestro territorio, ergo: la Unión Europea.

Colau, inspirada por las consignas emanadas de Podemos alude a que desde su ayuntamiento ‘se hará todo lo posible para ayudar a las familias afectadas [sic] porque nadie es ilegal’ (según informó la agencia EFE).

000000Y para mostrar su talante, impropio en un cargo de la envergadura de una alcaldesa de una ciudad como Barcelona, el sábado 20 asistió a una manifestación(*) para pedir el cierre del citado CIE, abarrotado de individuos e individuas, sobre todo de origen africano que se han saltado toda norma convivencial al emplear los métodos más agresivos como los saltos de vallas fronterizas, sobrecarga de embarcaciones precarias incluyendo mujeres embarazadas, recién nacidos y niños para reclamar asistencia humanitaria (puro chantaje emocional) e impedir interceptaciones militares y policiales o retornos inmediatos a sus puertos de partida; y todo ello perpetrado por sus propias mafias y demás organizaciones criminales y asesinas (les da igual que se les muera la gente en el trayecto) que se dedican al tráfico de seres humanos de su propia sangre, etnia o raza.

En línea con semejante desafuero, para dotar del tono demagogo al asunto, la alcaldesa también expresó el ‘Compromiso del Ayuntamiento de Barcelona con los derechos humanos’, asegurando que ‘los Centros de Internamiento de Extranjeros vulneran dichos derechos, porque ninguna persona puede ser ilegal’; añadiendo que ‘no puede ser que una falta administrativa suponga la vulneración de derechos fundamentales’ y subrayando que ‘todos los vecinos de Barcelona tienen que tener los mismos derechos’. Pregunta: ¿Es una falta administrativa violar fronteras estatales, residir clandestinamente en un país y, seguramente, dedicarse a actividades ilícitas o delictivas?

Dicho esto, para acabarlo de redondear, Ada Colau ‘se ha comprometido a hacer todo lo posible para que Barcelona sea una ciudad libre de CIE‘ y que ‘mientras esto no ocurra, ofrecerá apoyo jurídico y todo lo que esté en su mano para ayudar a las familias afectadas’… con dinero público de toda la ciudadanía, por supuesto.

¿A una persona así se le ha dado la vara de mando de la ciudad?

 

 

gerardo

Pisarello, un remedo de Monedero; misma mentalidad, idénticos objetivos

(*) Como no era de extrañar, a la manifestación han acudido también el argentino primer teniente de alcalde de Barcelona, profesor de ciencia política -¡cómo no-! Gerardo Pisarello [del que oiremos hablar -por su fijación en municipalizar la distribución de agua pública] y la concejal Laia Ortiz, ambos de BenComú; el eurodiputado de ICV-EUiA, Ernest Urtasun; el diputado Oriol Amorós y la concejal de ERC en el Ayuntamiento, Trini Capdevila, entre otros.