Cuando la publicidad se enriquece con la presencia de actores excelentes y guiños al consumidor

 

En un espacio televisivo en el que coexisten productos abominables como el dating show Mujeres y hombres y viceversa [que retrata la España poligonera, pastillera y hortera, sin oficio ni beneficio] con otros mediocres y alienantes programas dirigidos a un público, generalmente, lelo o inculto; al final lo que sobresalen son algunas películas, series y documentales, concursos, ‘clubsdelacomedia’, programas de debate y retransmisiones deportivas, si es que te apetece ver aquel deporte en particular.

House of CardsSin embargo, hay un microuniverso al que vale la pena prestar atención cuándo suelta perlas basadas en la imaginación, la creatividad, el buen gusto, el humor y la calidad. Sí: el de la Publicidad y sus anuncios televisivos -o en la Web- acertados por su belleza, espectacularidad, argumento o intervención de algún elemento que conecta con el público, sea merced a que quién aparece y habla o actúa es una actriz o una actor, un ‘famoso’ o un personaje mediático que inspira o inspira confianza o simpatía; o debido a que las imágenes de lo que sea hablan por sí solas, nos hacen pensar, nos hacen reir o simplemente nos distraen.

En España realizamos publicidad televisiva de cotizado y respetadísimo nivel, siendo Barcelona uno de los diez platós mas solicitados y usados del planeta, por la versatilidad de sus exteriores urbanos o rurales, su luz y su industria local de fotografía-filmación, producción, postproducción, actores, extras y técnicos de todo tipo; algo que no deja de ser una fuente de ingresos local y una curiosa forma de que se visualice la ciudad en múltiples spots televisivos por todo el mundo.

Pero lo que aquí se muestra hoy es una excelente simbiosis entre los elementos principales que son exigibles a un mensaje publicitario audiovisual si se quiere que llegue hasta la mente del consumidor merced a su calidad y sus buenas vibraciones o capacidad de sorprender.

images (1)Calcularan o no los creativos la coincidencia de pronunciación entre Espace y Spacey, hablamos del anuncio de lanzamiento del nuevo Renault Espace que, filmado en EE.UU. (seguramente en Washington) nos muestra a un majestuoso Kevin Spacey, con su fuerza expresiva y su espléndida prosodia en la voz original, conduciendo por la ciudad dicho modelo de la marca francesa del rombo.

Jugando con primerísimos y primeros planos del expresivo actor al volante, el espectador entiende perfectamente las alusiones que éste lleva a cabo sobre tres de sus mejores películas, y papeles: con los pétalos de rosa de American Beauty, en plena crisis masculina de los ‘cuarenta’ de Lester Burnham; al Roger ‘Verbal’ Kint / Keyser Söze de Usual Suspects -Sospechosos habituales-; y sobre todo a su protagonismo en la magnífica e imprescindible serie House of Cards y su rol como el político maquiavélico Frank Underwood a la caza de la presidencia de los EE.UU., algo que en el anuncio se explota a la perfección al incluir una escena en la que él, conduciendo, se ‘cuela’ por unos instantes en una caravana típica de coches negros escoltando al presidente de Estados Unidos de América.

Para valorarlo, quizás solo hace falta ser un poco cinéfilo, observador o curioso; pero este spot es una auténtica joya para los sentidos. Disfrútelo (con subtítulos en español) en: http://bit.ly/1JE0bs4

Y si le ha gustado el enfoque, páselo bien también con esta extensión del mensaje de Kevin Spacey para el Renault Espace, en este caso mediante un breve pero extraordinario avance de lo que la tecnología hará por y para nosotros en los próximos diez años, porque ‘el mundo nos pertenece’:

http://bit.ly/1AytIl6

 

 

@pereserratbcn