¿Cómo es que nadie ha hablado de inmigración en toda la campaña? ¿Qui Prodes?

 

Aparte del fenómeno Syriza y el de Podemos, en ningún país europeo la extrema izquierda tiene oxígeno para respirar y cuando lo hace esputa y se mantiene en una tierra de nadie residual, extraparlamentaria o  como ‘mochila’ a cuesta del socialismo cuando éste requiere soportes y votos para consolidar mayorías.

images (1)Si acaso, en todas, ¡todos!, las naciones que configuran la Unión Europea, y aún las que se le asemejan (y funcionan) por vínculos y cultura (Australia y en parte EE.UU.) o imitan (Japón, Corea) la población autóctona es reácea a ser invadida y soporta con distintas gradaciones las distintas intensidades de inmigración, sobre todo cuándo ésta se manifiesta ingobernable, invasiva y hostil a la sociedad de acogida.

Dejando a parte los cada vez más decisivos partidos que explícitamente llevan en su programa propuestas drásticas contra la inmigración tercermundista desbordada; en Polonia, Hungría, Francia, Holanda, Dinamarca, Italia, Suecia, Suiza o ¡el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte! (por boca de su flamante reelegido primer ministro, Cameron) y en varios más -lo de Australia es ejemplar por implacable- toda la Europa homologada asiste horrorizada a lo que en palabras de Javier Ruiz Portella se ha erigido ya como la ‘inmigración de asentamiento y masivo trasvase de poblaciones que va a transformar en su raíz la base etno-cultural de Europa y a acabar con ella con la aprobación al unísono peperos, sociatas, podemistas y ciudadanitas, que ahí se repartirían en dos grupos: unos seguirían sin entender siquiera de lo que se les está hablando (ni una sola palabra se ha dedicado a la cuestión inmigratoria en toda la campaña electoral, por lo que España debe de ser el único país de Europa en que tal cosa sucede, mientras que algunos de ellos (Podemos, en concreto) se alborozan al anunciarnos que piensan precisamente abolir las discriminatorias vallas de Ceuta y Melilla, abrir los CIEs, dar la nacionalidad española a todo quisque, al tiempo que montan ferries directos para cruzar más cómodamente el estrecho y abren las fronteras de para en par’.

cartel-albiolPor esta circunstancia, es digno de tener en cuenta que el único alcalde del Partido Popular que ha ganado en una gran ciudad española catalana, Badalona (Barcelona), territorio hostil dónde los haya a los de la gaviota, habiendo alcanzado con creces excelentes resultados de mejora de la calidad de vida, la seguridad, el orden y la limpieza de la ciudad, va a ser víctima de una inaceptable expulsión de la silla de alcalde que ocupa y que merece seguir ocupando con su 35% de votos a su persona y equipo municipal, cuando los siguientes partidos arrancan en el 14% del PSC, el 10,8& de ERC, el 7,8% de CiU y el 6,7% de ICV-EUIA y Entesa, que ya han pactado confabularse todos en un Frente Popular idéntico al de 1931 -ergo, preguerracivilista- para que no gobierne ‘la derecha’.

Pero ¿saben por qué es en esta ciudad dónde se unen ideologías antagónicas e incluso enemigas a muerte, ¡como CiU y los comunistas!? Está muy claro: única y exclusivamente se trata de una represalia contra Xavier García Albiol, el actual alcalde del PP, por haber tenido los arrestos, la nobleza y la dignidad de abordar un problema que en aquella conglomeración urbana de 220.000 habitantes censados (se calcula que hay unos 15.000 más de forma ilegal o nómada) es de extrema gravedad, al haberse constituido en menos de un decenio barrios enteros a modo de guetos estancos según razas, etnias, lenguas y costumbres extracomunitarias que muy a menudo topan con las locales y, por desproporción se convierten en inasimilables e invasivas; sobre todo algunas que además generan problemas o delinquen con asiduidad.

colau1

Sí, es Ada Colau resistiendóse a la autoridad

Y el Frente Popular badalonés lo conseguirá, puesto que la propaganda que hace años y años se lleva a cabo a favor de la inmigración descontrolada y el soporte que desde la Generalidad se concede a ciertos colectivos mayoritarios, como los magrebís o paquistanís y su deriva religiosa extremista, ha calado en las nuevas generaciones de gente de menos de cuarenta años que no divisan la magnitud del problema y las consecuencias que de él derivan: ¡La de que nos están substituyendo!

Por esto se han cargado a García Albiol, que no por los ‘bárcenas-blesa-gürtel’ y demás basura; ya que de detritus los hay en (casi) todos los partidos, llámense Pujol, Cháves o Griñán.

Aquí la cosa viene de otro origen e intencionalidad que emerge de centros de toma de poder mundialistas que decidieron hace muchos años terminar con Europa y lo que representa como bastión pendular del progreso, la evolución y la justicia social en su estado más avanzado -hasta aquí podemos leer-.

Quizás sea inevitable que nos diluyamos y nuestros nietos, los no nacidos todavía, vivan en un zoco global e interconectado en la Red, pero sin ninguna raíz, personalidad y escala de valores, ya que lo sucedido tras las elecciones, sobre todo en Madrid y Barcelona, Valencia y Zaragoza, es que, como afina Raúl del Pozo, ‘estamos en manos de una extraña extrema izquierda, suceso que no ocurrió ni siquiera en la II República. Y está claro que los que iban a asaltar los cielos se conformarán con tomar los ayuntamientos y las comunidades [y que] lo primero que harán será levantar papeles, facturas, contratos y cajas B, por lo que puede terminar mucha gente en la cárcel. Los justos llegan vestidos de auditores, [pero entonces] empezarán las traiciones, el cambio de cerraduras y las vendettas, pues cada uno va a pactar con quien le dé la gana para mantener su cargo público o el tipo. Esa es la ley de la nueva democracia’.

Y mientras tanto, el Partido Popular transigiendo con lo que le están haciendo a su político más presentable de Cataluña, por el que no mostrado ni un ápice de empatía y espiritu de cuerpo. En los vericuetos de la calle Génova madrileña ¡no han dicho ni hecho nada de nada!. Nada.

ZP-Marruecos-390

El infame metido en harina traidora

Además de los escándalos de su propia cosecha y que no ve el PP que el problema inmigratorio en España es terrible y que, además ellos, desde Aznar hasta Rajoy (con el nefasto Zapatero en medio) son más que los (i)rresponsables autores de semejante desaguisado social y económico, ¿alguna consigna, exigencia, compromiso u orden superior les obliga a bajarse los pantalones hasta semejante humillación y traición a la ciudadanía?

¿Dónde tienen el cerebro? ¿Y el sentido del deber y del honor? ¿Y el patriotismo y la autoestima como españoles?

Para situarnos sobre la magnitud de Badalona, que no es un pueblucho de tres al cuarto:

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Municipios_de_Espa%C3%B1a_por_poblaci%C3%B3n