HE/MOS VUELTO DESPUÉS DE CASI TRES MESES AUSENTES

 

Querido Lector:

Permítame que hable de mí mismo. Procede.

Una enfermedad de origen idiopático me ha tenido apartado del mundanal ruido durante sesenta días. La broma llegó a ser binaria al principio: o superaba las primeras horas o me iba al otro barrio.

Habitación-suiteLa meningitis neumocócica que pillé se complicó con una neumonía lobar que no llevaba cuando ingresé en urgencias del hospital el 31 de enero; algo que me supuso pasar 25 días en coma inducido, 20 en la UVI y 15 en planta hasta ser dado de alta y, ahora, forzando una recuperación en casa. Con una traqueostomía temporal, cubierto y conectado a distintos ingenios electrónicos para vigilarme y controlar variables, alimentado por suero, sondado y totalmente inútil para valerme durante la convalecencia en el hospital, los dos meses de la experiencia han sido muy duros, ya que el nivel de angustia y ahogo por la mucosidad causada por la neumonía agravada y la invasión de la válvula de dicha traqueo supusieron, quince días y noches en blanco, sujeto a la  atención mayor o menor de las enfermeras y auxiliares de la UCI –las hay anormalmente crueles, irrespetuosas y poco entregadas a nada más que no sea una rutina de revisión de aparatos o entrega de pastillas, además de otras prácticas relacionadas con la higiene y la intendencia básica–.

Pero vayamos al grano. No sé que sucedería si dejara de salir El País, El Mundo, ABC u otra reconocida cabecera de ámbito estatal; si durante dos o tres meses desapareciera del kiosco y de Internet sin mediar un aviso… que es lo que ha sucedido en SELECTO*DIGITAL desde el 1º de febrero hasta hoy.

Sin embargo, debo decir que la magnitud cuantitativa de las entrañas de este periódico digital se circunscribe a una gestión técnica que pasa toda, sí o sí, por mis modestas manos, puesto que no en vano SELECTO*DIGITAL es un proyecto colaborativo y sin ánimo de lucro en el que los contenidos los pergeña un reducido número de personas entregadas a la causa de exprimir al máximo la libertad de expresión como vehículo útil para dar a conocer otros puntos de vista distintos a los que nos ‘venden’ los Media sujetos a intereses políticos o fácticos, o nos pregonan muchos fanáticos desde púlpitos descaradamente partidistas y monotemáticos. Dejémoslo aquí.

Así que un servidor ha vuelto y reemprende la apasionante tarea de publicar y hacer llegar cada día al Lector un artículo que invite y anime a la reflexión y al esclarecimiento de tantos y tantos asuntos que, en principio, no tiene sentido que ocurran y que si suceden se debe a que hay gente que potencia las sinergias diabólicas de la corrupción y todas sus derivadas en un marco de una más que probable conspiración mundial.

En consecuencia y dando por sentado que nuestros contenidos son comprometidos y eclécticos, espero y esperamos que siga leyendo SELECTO*DIGITAL y que lo comparta con sus allegados. A ver si entre toda la buena gente arreglamos tanto desaguisado y hacemos pagar las culpas a sus irresponsables perpetradores.

Seguimos juntos.

Pere Serrat