La izquierda extrema (Colau) da un ejemplo continuado de estrategia política eficiente e integradora; la derecha y la ‘extrema derecha’ no

Vaya por delante que la distinción entre extrema derecha y extrema izquierda es maniquea y confusa. Ni la llamada extrema derecha es terrible ni la tildada como extrema izquierda es angelical.

nazirusiaaLo que sí es seguro es que la socialdemocracia en España (PSOE y PS territoriales) siempre ha gozado de los comunistas como garantes del espacio siniestro, puesto que el PCE, IU o Podemos (o HB, Bildu, CUP) cubrían y cubren tener a la parroquia roja bajo control y con opciones electorales a las que votar; fenómeno quid pro quo que, a cambio, ha proporcionado un abrevadero, un comedero y poltronas y cargos que han asegurado a muchos vagos y fanáticos seguidores de la hoz y el martillo –que deberían estar excluidos de todo tipo de juego político democrático- modus vivendi pecuniarios, onerosas pensiones de jubilación que con estar dos legislaturas en activo ya devengan una pensión del 100%, que al resto de mortales les obliga a cotizar 35 o más años… ¡o pobre de ti que te descabalguen de la rueda laboral antes del los 65, cuando las penalizaciones porcentuales te pueden dejar con el 40, 40 o 50% menos de ingresos cuando la vida biológica se termina!

En contrapartida, por intereses espurios e inconfesables, pero basados en los hechos de la II Guerra Mundial en la que las potencias vencedoras del conflicto (la bolchevique URSS entre ellas, como no), alentadas por poderes fácticos mundialistas de un mismo tono conceptual e interesadamente antifascista, se ha abortado o eliminado todo movimiento, partido político o fuente de creación de energía disidente no adscrita al pensamiento único y al discurso indiscutible del pseudo progresismo, el nihilismo y la asunción de dogmas y consignas disolventes de cualquier vestigio de patriotismo, sentido identitario y autoprotección de los valores inherentes a la condición de europeo de raíz cristiana y grecorromana, merced a la hegemonía de ‘sistema’ y a su propaganda persuasiva emitida por los Media –sobre todo, TV, cine, teatro, periodismo, entretenimiento- y la educación infantil, escolar y universitaria, motivo por el que el bien sembrado y engrasado caladero de votos a favor de la extrema izquierda permite y facilita anormalidades como la de Podemos (otras marcas homólogas en algún país europeo más son pura miseria y marginales testimonios del bolchevismo y sus variantes del puño en alto).

Cristina Cifuentes acosada por radicales de ultraizquierda

De ahí que nos debamos preguntar la causa por la que desde la muerte del General Franco haya sido la derecha de AP/PP (de la del PNV o la saqueadora de la CiU pujolera no hablamos) la primera interesada en que no emergiera nada en su flanco derecho, o que lo ya entonces existente como La Falange o Fuerza Nueva, en diferentes épocas, magnitudes e intensidades, fueran barridas del mapa a través del ahogo financiero y el ninguneo y demonización de su existencia y sus mensajes; ahogo y demonización al que no han  sido sometidas las marcas extremistas de izquierda (mucha antisistema) , fuera vía acceso a los préstamos alícuotas ‘no devolvibles’ que la banca repartía entre los partidos en liza, o  mediante la desfachatez de la financiación(*) ilegal interna (EREs, desviación de recursos presupuestarios, ingresos sindicales por formación, etc.)… o externa, con la escalofriante aportación a Podemos de ingentes fortunas procedentes de la narcodictadura bolivariana de Venezuela o del régimen integrista y asesino de los ayatolás iraníes.

¿A qué responde esta caución profiláctica contra una parte de la ciudadanía que quisiera gobernantes que abordaran con otra energía y actitud los graves cinco graves problemas de España: el desempleo y empobrecimiento de la población, la inseguridad ciudadana y rural, la inmigración invasiva y substitutoria, la metástasis de la corrupción y el expolio político, y la traidora desvertebración y disolución de España como estado soberano, nación histórica y patria común de los españoles?

¿Quién dio y sigue dando las órdenes para que todo esto sucediera desde mitad del periodo de la transición (digamos que desde hace veinte, de sus cuarenta años) y se agravara en el último tramo de cinco? ¿De dónde emanó la orden?

Cartel 05Llenos de complejos por su pecado original de proceder del tardofranquismo, puesto que AP como la UCD y el propio PP los fundaron ministros y altos cargos del Régimen, los populares han renegado de su flanco diestro, impidiendo que emergiera algo a babor, maniobra que les ha permitido disfrutar de muchos votos de un electorado que va desde un modesto trabajador o jubilado amantes del orden y de ciertos valores morales y culturales… hasta un universo de ciudadanía más activa y políticamente incorrecta que no se han escondido nunca de mostrar su querencia por el paradigma salido del 18 de Julio y otros símbolos que entroncan con las etapas de esplendor de España, tanto la ‘imperial’ en la que éramos nosotros los que mandábamos en casi todo el planeta, como con los demás episodios de grandeza patriótica, expulsión de la invasión musulmana en el Siglo XV o lo mismo con la francesa al principio del XIX.

En el Partido Popular se ha acogido un magma tradicionalista y pequeñoburgués –funcionarios y profesiones liberales aparte- que se han sentido cómodos con la pincelada ‘nacional’ de los de la gaviota; que se ha ido descafeinando desde que sus miembros y simpatizantes llevaban la bandera de España en una pegatina en la correa del reloj o en la carrocería del coche (o en la culata del arma reglamentaria de las FF.AA y la Policía, hasta que se prohibió)… hasta hoy en la que ni en los mítines populares aparece la enseña nacional, siendo ¡el socialista Pedro Sánchez! el que sí la exhibe con impostado y maniqueo oportunismo.

copia-de-izquierda-viiolentaVeamos. ¿Es exhibir una bandera española con el águila de San Juan algo peor que ondear una de color rojo con la hoz y el martillo o la bandera republicana ilegal? ¿Es más denostable elevar el brazo haciendo el saludo romano que levantar el puño en alto? ¿Es más inaceptable escuchar y cantar el ‘Cara al Sol’ que ‘La Internacional’? ¿Es más delictivo tirar al suelo una senyera catalana [bandera oficial] durante un acto de afirmación separatista que quemar en público la Bandera española y un retrato del Rey… o silbar el himno nacional durante una final de fútbol?

Por esto, por este caldo de cultivo de tintes y fines revolucionarios que estamos sufriendo, es por lo que al PP, en lugar de habérsele consentido que alimentara astutamente  la ascensión de Pablo Iglesias y su conglomerado marxista-leninista para erosionar al PSOE (del que muchos votantes se pasaron al podemismo y/o a sus marcas blancas locales), deberían haber invertido materia gris y recursos en promocionar una formación que guardara las esencias de lo que viene en llamarse Nueva Derecha patriótica y culturalmente homogénea en materia de europeismo y sus fuentes identitarias y demás escalas de valores; reserva aliada que le hubiera ido muy bien electoralmente en casos de apuro, al igual que los socialistas tiran de comunistas cuando conviene.

ada-colau-en-comuSi hasta una desilustrada alcaldesa de Barcelona como Ada Colau acaba de anunciar la creación de un espacio político, un partido en toda regla, que ocupe el espacio que considera que no tiene representación política en Cataluña, y que girará en torno a la defensa de los derechos sociales, contra la corrupción y por el ejercicio del ‘derecho a decidir’. Un espacio que rehuirá la política tradicional en la que las siglas y los nombres están por delante de los mandatos ciudadanos, y del que la propia primera edil barcelonesa no ha desvelado su papel en el mismo, habida cuenta de que invita a todo el que esté dispuesto a defender esas tres líneas a ser bienvenido y a entrar en juego.

¿Acaso no hay un ‘espacio’ similar más allá de los populares? O ¿será verdad que en la derecha-derecha concurre mucha cabeza huevo hueca sin atisbo alguno de creatividad e iniciativa, e incapaz de reinventar extensiones útiles y nuevas marcas y conceptos  para compensar la aplastante potencia de los estrategas, spin doctors y demás asesores áulicos que día a día e inexorablemente diseñan y ecualizan todos los pasos y tiempos en que se mueve la extrema izquierda en este paseo triunfal por el escenario parlamentario estatal, autonómico-regional, municipal e institucional?

Ítem más. ¿Será verdad que las consignas y órdenes recibidas por los auténticos amos del cotarro (Opus Dei, jesuitas, logias, Bilderberg, Illuminati, sionismo; todos ellos perfectamente coordinados y con  idénticos intereses mundialistas que el NWO/NOM) han apostado por que España (con su 25% de desempleo y en plena etapa de desmembración territorial) sea el campo de experimentación de una revolución controlada –como lo fueron antes los Balcanes, la primavera árabe o la hecatombe migratoria musulmana afroasiática- que deje exhausto al país y lo someta a los designios de los acreedores y usureros globales hasta que la nación se diluya como potencia económica y cultural y todo queda al albur de los nuevos dueños agazapados a la espera de la revancha por lo de 1492?

 

sededelpsucenbarcelona1936a1939

Barcelona, durante la Guerra Civil. Obsérvese a quién obedecía el Frente Popular

(*) Al PSOE lo financiaó la internacional socialista, sobre todo vía Alemania y Billy Brand, padrino mentor de Felipe González y su grupo. A Santiago Carrillo, del PCE, lo ayudaba y regalaba coches el sanguinario dictador rumano Nicolae Ceausescu, que también ayudó financieramente al comunista  Jordi Solé Tura ¡un padre de la Constitución!. Y aún IU –véase a Gaspar Llamazares y su sospechoso título médico obtenido en La Habana- siempre se han beneficiado de ayudas encubiertas cubanas… y el Frente Popular (comunistas, socialistas –PCE/PSUC, etc.) durante la etapa previa y en toda la Guerra Civil Española fue financiado y armado por la Unión Soviética, que además aportó instructores expertos en represión y terror policial y represivo. A Francisco Franco y su bando nacional solamente lo ayudaron durante el conflicto armado Alemania e Italia (y la Argentina peronista con alimentos), pero dados los resultados de la derrota del Eje Berlín-Roma-Tokio, España y el nacionalcatolicismo franquista nunca recibió una peseta de sus aliados exteriores. Si acaso, fue nuestro país el que después de una terrible conflagración fraticida, sin nada a cambio, envió una división de voluntarios al Frente ruso para combatir, de nuevo, el comunismo: la División 250, o División Azul. Saber más: PULSE AQUÍ