Ciudadanos debe jugar un papel esencial de bisagra bien engrasada de doble acción

El tinglado montado por el PP y el PSOE alrededor de la no investidura de algún presidente de la Nación en la figura de uno de sus dos líderes, Rajoy o Sánchez, es un homenaje a la estulticia y a la inanidad ideológica que ambos profesan con evidente soltura.

1453462914839Añadamos la chulería prepotente de Pablo Iglesias y su trágala autopostulándose como vicepresidente y colocando a seis de sus mariachis en sendas carteras ministeriales de máximo rango, y ya tenemos la prueba del nueve de que España está al borde del abismo y en cualquier momento puede dar un paso al frente.

El procrastinador profesional Rajoy y el sandio Sánchez  no se ganan el sueldo que les pagamos entre todos, puesto que no cumplen con su deber principal: solucionar los problemas de los españoles, en lugar de crearlos.

Aunque es verdad que la aritmética parlamentaria y los repartos de cromos y poltronas no garantiza que ninguno de ambos sea elegido como gran macho alpha de nuestra sociedad, sí es cierto que uno no ha estado a la altura de las circunstancias ante los graves movimientos telúricos ocurridos en el último lustro en nuestro país (Pujolandia y el golpismo catalán, desempleo brutal, inmigración invasiva, corrupción y saqueo contra la población…) y el otro es tan sumamente delirante en su síndrome de Hubris y tan errático en su concepción del sentido de la responsabilidad que hasta la plana mayor socialista, con Felipe González a la cabeza, no lo quieren ver ni en pintura.

Nada más ha faltado que el líder del Partido Socialista de Catalunya / PSOE, el inefable Miquel Iceta, se haya subido al carro de su fatuo homólogo estatal incitándole a que éste  ‘negocie’ con Podemos, y con Ciudadanos, ya que de lo que se trata de es acordonar sanitariamente al PP. ¿Cómo se atreve a insinuar siquiera una alianza con el totalitarismo agazapado de los leninistas que orbitan bajo la batuta de Pablo Iglesias? ¿En que piensa o a quién obedece el bailongo Iceta para traicionar al votante socialdemócrata civilizado que aún confía en las siglas PSC? –los socialistas más extremistas ya se han largado con la Colau o el Franco Rabell y su podemismo franquiciado.

riverarajoy--644x362En esta ciénaga de desconcierto y más que comprobada mala fe por parte de muchos políticos en activo, una vez evidenciada y perpetrada la alianza antinatural de los anarquistas de la CUP con los burgueses de CDC (ahora DiL) y la izquierda republicana de ERC; o patentizado el préstamo de votos socialistas para que las formaciones golpistas catalanas que se presentaron a las elecciones estatales (DiL y ERC –la CUP pasa de España) dispongan de grupo propio en el Senado, es obvio que nos hallamos ante un ataque integral a la línea de flotación del sistema de libertades que nos habíamos dado los españoles: nos han colado que ¡un nuevo Frente Popular!, marxista, leninista, anarquista e independentista vuelva a tomar las riendas de la gobernación del Estado, fenómeno que augura inmediatas acciones revanchistas, revolucionarias y antipatriotas, dentro del más puro estilo nihilista bolchevique en el que están enclavados ideológica y estratégicamente los ‘rojos’ puestos al día. ¿Preguerracivilismo?

De ahí que sea imprescindible que Ciudadanos (3,5 millones de votos) se manifieste abiertamente por dar soporte al Partido Popular (7,2 millones) para dejar en evidencia que el PSOE (5,5 millones) confraterniza con el enemigo de la hoz y el martillo de Podemos (5,1 millones), como ya demostró el PSM al descabalgar a quién ganó la alcaldía de Madrid (PP) para meter con calzador a una iluminada e instrumental marioneta de Podemos, Carmena, que no hace más que irritar a los madrileños y provocar al resto de partidos alejados del microcosmos del Gulag y a totalitarismo.

bisagra-cantina-doble-accion-manonPorque, efectivamente, Ciudadanos tiene la obligación de compensar la balanza siniestra que ha dejado en ascuas al Partido Popular, y debe hacerlo bajo el principio físico del funcionamiento de las bisagras, que son artilugios que facilitan que se abran puertas y que éstas basculen dejando el marco y la pared en impecable estado de solidez y conservación. Es más, Ciudadanos ha de convertirse en una bisagra de doble acción, que es el tipo de bisagra que se utiliza en puertas en las que queremos una doble apertura; sí las que son muy utilizadas en las puertas de cocina de los restaurantes, ya que abren libremente la puerta en las dos direcciones y la puerta siempre vuelve a su sitio (se cierra y equilibra  sola), contando que su instalación es muy sencilla, ya que solo hay que atornillarlas al cerco y al canto de la puerta. ¿Se entiende la metáfora?

La aclaramos: Albert Rivera, apoyado por el magnífico y sensato Juan Carlos Girauta, ha de olvidarse de despreciar entrar en un gobierno de coalición PP-C’s-PSOE, en el bien entendido que a estos últimos se les exija un –de nuevo usamos la expresión- acordonamiento sanitario del magma bolivariano-iraní emanado de la procomunista Universidad Autónoma de Madrid (la que maneja el hijo de Santiago Carrillo, como no), en la que se ha cocinado el caldo de cultivo de esa colección de vagos que en lugar de ejercer de profesores llevaban un decenio preparando el asalto al poder, mediante la exoneración sustancial de sus responsabilidades docentes y a través de la financiación oscura y sospechosa de la Venezuela chapista o del Irán de los ayatolás, además de la impagable y descarada ayuda mediática de todas las cadenas televisivas de Atresmedia, con La Sexta y el comisario político García Farreras de gran maestre de la estrategia de implantación de Iglesias y su gente en la mente del público.

Albert Rivera ha de entender que estamos ante un momento dramático que precisamente él y su paradigma partidista, al que llamaremos ‘centro equidistante’, es más necesario que nunca para poner sentido común u orden a los desafueros que se suceden día a día.

O ¿no sería creativo, razonable y oportuno que, al igual que los de Podemos se juntan con quién convenga para medrar y mandar, se configurara un gobierno de concentración nacional en el que proporcionalmente estuviera representada cada fuerza política (de las tres constitucionalistas que nos ocupan) según los votos recibidos?

Para entendernos mejor: 7,2 + 5,5 + 3,5 son 16,2 millones de votantes, cifra imbatible a efectos de competición por parte de los extremistas y los separatistas.

¿Y cuál es la fórmula magistral para acondicionar dicho nuevo gobierno?: Una presidencia tasada a una legislatura a cargo de Albert Rivera, por ser de los tres el único limpio de polvo y paja; o mediante la cooptación de una persona de alta credibilidad democrática, intelectual y patriótica que nunca haya militado en (y vivido de) partidos políticos más de un turno legislativo; tres vicepresidencias para PP, PSOE y Ciudadanos, respectivamente; y un reparto lógico, sensato y proporcional de las demás carteras ministeriales y de los cargos de primer nivel de confianza.

Lo que sí es seguro es que en este nuevo ejercicio de empatía con la mayoría de la población española horrorizada por los acontecimientos, el PSOE debe dar órdenes(*) para que todos los apoyos que se proporcionaron en su momento a las Carmena de turno sean revocados de inmediato, una manera rápida de limpiar las instituciones de indeseables y resentidos dogmáticos de la extrema izquierda. Mientras tanto, el PP debe aclarar si la parte aún oculta de la verdad sobre los presuntos sobresueldos –sobres- en negro que cobraron los jerifaltes es cierta, ya que de serlo, procede una depuración ejemplarizante del partido conservador… ¡caiga quién caiga!; y Ciudadanos, que parece estar inmaculadamente libre de toxinas corruptas, ha de revisar algunas estupideces locales, como la de dar soporte en Murcia a que no pueda existir la educación escolar segregada por sexos, cuando en toda Europa (excepto Finlandia) las escuelas para chicos o para chicas son perfectamente asumidas y respetadas como una opción tan lícita como la contraria.

En resumidas cuentas: Señores y señoras del PP (con un recambio urgente de Rajoy), C’s y PSOE [con Sánchez desterrado], busquen a una figura competente y noble para presidir el Gobierno consensuado en una alianza de los tres partidos aludidos; bárrase la anormalidad de los matones de ‘Podemos’ excluyéndola del panorama, al igual que se hace con la extrema derecha [sin una una causa concreta]; y respétese profundamente al votante que confía en que su aportación a las urnas no la tergiversan memos, cretinos, mediocres… o malintencionados a sueldo de poderes fácticos opacos o delincuentes.

¡Ya están tardando!

.:.

(*) Lea la clarividente ‘declaración’ que Federico Jiménez Losantos, en su brillante artículo ‘El matón, el faltón y el cobardón’, en Libertad Digital, sugiere que debería salir de la boca del máximo portavoz oficial del PSOE para neutralizar de una vez por todas el efecto Podemos de nuestro ámbito político-parlamentario estatal, autonómico-regional, municipal o comunitario.

El señor Iglesias ha pretendido hacer un chantaje inaceptable a mi persona, que es lo de menos, a mi partido, que es bastante más que yo, y a España y sus libertades, que están por encima de mi persona y del PSOE. Si Podemos no respeta las reglas más elementales de la democracia, ni mi partido ni yo lo consideramos compatible con la formación de un Gobierno para España. Desde ahora mismo declaro rotas todas las conversaciones y disueltos todos los pactos que han permitido a Podemos ostentar un Poder municipal y regional que no merecen y que el PSOE no les va a facilitar más. Desde ahora mismo, voy a trabajar en la formación de una mayoría constitucional que haga frente a los retos políticos y sociales de nuestro país. Desde aquí mismo, convoco a todos los partidos democráticos para trabajar con el PSOE en esa dirección. Muchas gracias. Buenas tardes”.

Ver artículo completo de FJL: PULSE AQUÍ