Lo dijimos hace sesenta días. El ‘tapado’ presidente de la próxima Generalidad de Cataluña es Oriol Junqueras

cartell 11004

Los mismos extraños compañeros de cama

El pasado 29 de septiembre en SELECTO*DIGITAL publiqué un artículo comprometido y visionario, que si hubiera sido propagado por medios de nivel Alpha hubiera sido un bombazo y hubiera señalado el camino para evitar esos meses de zozobra, pérdida de tiempo, recursos y energía en el que se ve envuelta la sociedad catalana y, por ende, de rebote, la española con tanto cuento independentista, en el fondo un golpe de Estado –fallido de momento. Lo titulé “¿ALGUIEN DUDA ACERCA DE QUE ORIOL JUNQUERAS SERÁ EL NUEVO PRESIDENTE DE LA GENERALIDAD?

Está expuesto con toda su fuerza en nuestra joven y modesta hemeroteca con el indicativo – URL http://selectodigital.es/?p=1669

Pasados esos dos meses y visto el panorama de desentendimiento sistémico por parte de Junts Pel Sí, el potaje invento-marca antinatural que ganó las elecciones autonómicas a base de mezclar churras con merinas; o lo que fuera para justificar ‘transversalidad’ y consenso pro secesión, a la hora de oriol-junqueras-juntspelsi-12925cooptar a un presidente, habiéndose barajado fórmulas surrealistas como la de la ‘presidencia coral’, que tan sarcásticamente tilda de ‘polifónica’ el siempre cachondo líder socialista Miquel Iceta; y habida cuenta del desprecio que suscita Artur Mas entre toda la oposición, en gran parte de su ex partido CDC, en sus ex aliados de Unió, en buena fracción de ERC, en los restos del naufragio de IU (allí, Iniciativa per Catalunya-Els Verds) ahora mutado a podemismo coletero, y, sobre todo en los cañeros anarco-comunistas de la CUP, el espectador honrado de esta comedia inacabable percibe los problemas que causa a la convivencia este caos miserable al que nos sume dicha minoría de las CUP al marear tanto la perdiz con respecto a Artur Mas, del que deberían estar exigiendo la detención y procesamiento inmediato por su fechorías, connivencias y prevaricaciones económicas, y por  los más que probables delitos de todo tipo en los que ha incurrido por sus componendas con el expolio de los Pujol, la rapiña de la propia CDC y sus miembros destacados, la financiación irregular vía ‘impuesto revolucionario del 3%’, y el resto de actos criminales relacionados ya con la política pura y dura, como son el desacato a la Ley, la malversación de fondos públicos, y las demás zarandajas perfectamente tipificadas en el Código Penal  y/o en la Constitución.

front d'esquerresAsí que, procede alterar urgente y contundentemente el curso de los acontecimientos habida cuenta de que el tiempo apremia y Cataluña está quedando hecha unos zorros con la huída de empresas, talento y actividad económica; puesto que además el desorden y la inseguridad se han apropiado de las calles debido al fenómeno inmigratorio; el terrorismo islamista flota en el ambiente mostrando su intención de dar un zarpazo genocida en cualquier momento; y el modelo ‘convergente’ está fuera de lugar aunque lo disfracen con marcas nuevas como la de Democràcia i Llibertat  (por cierto, el mismo mensaje pero al revés, que la marca que transformó, disfrazándola, la corrupta Fundació Trias Fargas que obtenía fondos ilegales para financiar a CDC y para que de estos se embolsaran fortunas algunos de sus gerifaltes; por que la citada fundación se llama ahora Fundació Llibertat y Democràcia –son así de inútiles a la hora de emplear la creatividad constructiva.

Llegados hasta aquí, la solución pasa por uno de dos caminos únicos e insoslayables.

  1. O se deja que el llamado bloque soberanista del Junts pel Sí  eleve a uno de los suyos a la presidencia de la Generalidad de Cataluña, pero que ese ‘uno’ en ningún caso sea el apestado Artur Mas… o:
  2. Se agota el plazo hasta el límite, con toda la comunidad autónoma catalana en una inasumible provisionalidad hasta 2016 en que se convoquen nuevas elecciones (sería en marzo y las sextas en cinco años a las que los catalanes habrían sido citados), ¡SEXTAS!, pero esta vez con los partidos perfectamente definidos y alejados de imposibles cócteles y brebajes y alianzas preelectorales. O sea, cada uno mostrando sus siglas y llegado el recuento exhibiendo su poderío y representatividad real ante la ciudadanía, para que no vuelva a suceder que un camuflado presidenciable (Mas) se agazape ignominiosamente para erigirse posteriormente cómo ‘el candidato’ que presta un gran servicio al país; cuando la realidad es que no lo quiere ver nadie ni en pintura, excepto sus palanganeros y paniaguados de turno –muchos avergonzados, en franca retirada y amordazados por la omertá marca de la casa.

1420145339_175913_1420145462_noticia_normalPor esta circunstancia, el Lector inteligente y observador se habrá dado cuenta de que la figura de Oriol Junqueras, el presidente del partido principal, hoy, de la oposición, Esquerra Republicana de Catalunya, no se ha quemado ni un pelo del bigote en todo este proceso en el que los convergents y las CUP se dejan la piel. Se le ha protegido y blindado en cada una de las ocasiones en las que ERC ha salido a la palestra para declarar algo sobre el proceso, ella o sus quintacolumnistas de la Assemblea Nacional Catalana, ANC, que es la entidad que ha proporcionado la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell –a la sazón, militante y ex regidora de ERC-  o del Òmnium Cultural, también satélite de ERC y de CIU.

Sí. En una maniobra sibilina y sutil, secreta o al menos muy discreta, a Oriol Junqueras se le reserva en la recámara para que aparezca en el momento justo en el que la CUP simule que ‘si acaso’ sí apoyará una presidencia de la coalición que ganó las elecciones (en escaños), y que dicha figura coincide con la del mandilón y aparentemente inofensivo número uno de ERC.

frente-popularDe esta manera, se cerrará el círculo que nos retrotraerá a los años treinta del siglo pasado en los que los dos últimos presidentes de la Generalidad, Maciá y Companys, militaban en dicha ERC y en las logias masónicas de la época.  Siempre la misma historia; siempre la misma estrategia, siempre idénticas servidumbres y obediencias… ERC y su proyecto de independencia de España, aliada a los comunistas y anarquistas que tienen entre sus fines la misma escisión insurrecta contra el Estado. Porque, por declarar que no quede: Podemos y su franquicia local ya se ha declarado conforme a un referéndum sobre el ‘dret a decidir’; las CUP y su puño en alto o en la sien no hace falta decir a qué juegan; y el socialismo que en la inmediata preguerra civil (1936-1939) se insertó en el bando ‘rojo’ y frentepopulista, de momento parece que no está por la labor, pero no quiere configurar un pacto formal de partidos constitucionalistas con el PP, Ciudadanos, UPyD y aquellos que se quieran apuntar.

Lo dicho: O ¡Junqueras president! o nuevas elecciones. Sepultemos de una vez a pujolandia, a Artur Mas y a todo lo nos enerva por su hedor a podredumbre.  Expulsemos del escenario político y el de futuras oportunidades profesionales en España a todos aquellos que han expoliado el país y usado arteramente la independencia cómo la excusa para un pretendido martirologio que les salve de lo que les viene encima en cuanto sean juzgados después de las elecciones generales de diciembre de 2015. Sabemos que tiemblan.

De ahí la importancia y la urgencia de que Junqueras dé un paso al frente y oficialice que toma el mando. Separatista lo es y dolores de cabeza al respecto dará muchos, pero al menos nada hace sospechar que haya/n metido la mano en la caja ni que haya corrompido a nadie.

Amén.