¿A qué viene tanta militancia antiespañola en tantos frentes? ¿Qué es esto de llamar al castellano ‘ES-LA’?

La marca global Adidas abrió una tienda muy grande, las llaman flagship, en la ‘milla de oro’ barcelonesa, al principio del Passeig de Gràcia, junto a la plaça de Catalunya al lado de otra flagship, el megastore de Apple.

En dicha tienda de artículos deportivos hay un sistema interactivo (pantalla táctil, etc,) con el que el cliente puede explorar el surtido, buscar un modelo o conseguir información sobre las colecciones de la marca.

adidas-store-barcelona-margina-castellano-30466Sin embargo, ha causado un gran revuelo, por su significado en un asunto tan sensible como la guerra idiomática que concurre en el territorio catalán, el hecho de que además de las opciones del inglés, francés, alemán, etc., cada una con su bandera estatal del país cuna de cada lengua, el español o castellano aparezca con un término marciano: “ES-LA” junto a un popurrí de banderas hispanoamericanas, que no la española.

¿Qué narices significa ‘ES-LA’? ¿Son tontos o se lo hacen? O, quizás ¿todo forma parte de un plan para descafeinar al máximo la personalidad del Español como tercera segunda o lengua mundial?, si es que al chino lo consideramos un idioma estandarizado y útil más allá de su uso por chinos.

¿Quizás ‘ES-LA’ significa ‘ESPAÑOL-LATINO’? Entonces, ¿un natural de Valladolid o de Tarragona tiene algo que ver con el concepto ‘latino’ que identifica a la población originaria de América y de raíz europea o mestiza? ¿Por qué narices tengo que aceptar que me metan en un club ‘ES-LA’ al que no he pedido ingresar y me importa un carajo que exista si es a costa de aniquilar la Historia, el prestigio y el acervo cultural español para diluirlo… o eliminarlo?

Foto: psbPasa lo mismo que ya denunció quien esto escribe al contemplar horrorizado en una librería del aeropuerto de Malpensa (Milán) que se exhibía un diccionario que rezaba ‘Se parla Cubano’, con un par; y allí estaba, sin que nadie le prendiera fuego a la tienda o arrasara la editorial que lo editó y los mamones que lo parieron.

Adidas ya debería estar moviéndose y pidiendo disculpas por semejante agravio, que queremos creer que no forma parte de una negligencia asumida o de una capciosa maniobra de unificación de lenguas para ahorrar.

Porque no. En ese artefacto, si se dispensa la información en castellano o español, la bandera ha de ser la española; al igual que han preparado que en inglés lo sea la Union Jack y en francés la tricolor de Francia.

Adidas ya está tardando en dar una explicación.