¿Está vigente el ‘Cómo ganar amigos e influir en las personas’, de Dale Carnegie?

Dale Carnegie publicó un libro en 1936, que se considera la primera obra de autoayuda, mucho antes de que el concepto tuviera la vigencia de hoy. Un libro honrado en sus pretensiones, limpio en su intención y nada maniqueo ni manipulador en su enfoque formativo para regenerar la convivencia.  Se tituló How to Win Friends and Influence People  o sea:  ‘Cómo ganar amigos e influir en las personas’  AQUÍ ESTÁ, EN PDF  y fue editado quince millones de veces y  se supone que leído por tres o cuatro veces más millones de personas a través de préstamos, bibliotecas o libro de texto básico para los miles de cursillos que el Instituto Dale Carnegie ha impartido e imparte por todo el mundo; seres humanos que seguro que salieron de la lectura o de los seminarios siendo mejores ciudadanos, compañeros y profesionales.

Quienes lo leímos de jóvenes e incluso asistimos a algún curso de estos (el de Oratoria fue un boom en los 70’s), podemos decir que nos sirvió para amueblar un poco mejor la cabeza en materia de lo que ahora ya es popular y conocido cómo empatía, y en corrección política (bien entendida), capacidad de seducción y habilidades sociales para hacer una vida más llevadera y armónica entre la gente.

Pero la realidad demuestra que excepto que se trate de vender algo a presión o de agradar a terceros con fines de seducción sexual, profesional o amical, ser ‘bueno’ y estar por los demás sirve para una puñ… mi… Lo que funciona es ser borde o hacerse el solidario cobrando por algún lado; o simplemente depredar avariciosamente y sin escrúpulos, dentro de la propia familia (herencias, patrimonio), en la comunidad (intereses vecinales, municipales, nacionales), en el trabajo (zancadillas, delaciones) o en los organigramas de los partidos políticos, entes y demás pesebres que se pagan con los impuestos de la ciudadanía.

Aquí, lo que se lleva es ir con los AK-47 o los drones machacando a las personas, engañar, robar, expoliar y rapiñar, simular, traicionar, especular, manipular y sobre todo mentir; mentir mucho, a todas horas y con convicción. ¿Les suena?

Es por esto que son muy pocos los elegidos para la gloria de entre los que intentan reconstruir el mundo, a mejor; ya que de ellos es el reino de la incomprensión hacia su obra y su esfuerzo, por parte de los pusilánimes, los vagos, los pobres de espíritu, los egoístas y los que van a su bola o se benefician de algún sectarismo o pertenencia fraternal a algo que les facilita ingresos económicos legales, alegales o ilegales.  Por ello, desde algunas trincheras de esta guerra mundial larvada en la que está sumida la Humanidad, algunos siguen, o seguimos, diciendo que ‘el rey está desnudo’, que los ‘tíos de la vara que jaleaban al macho alpha sedicioso’ son un insulto a la Libertad, que los neogulageros de coleta morada son un peligro universal… o que alguien maneja los hilos desde Dios sabe dónde (y algunos también) para que los ‘pujoles/ratos’ de turno sigan campando a sus anchas.

Quizás Dale Carnegie tenía razón, pero la aplicación de su sensato y buenista prontuario es inaplicable en la selva actual, en la que todos supervivimos y vamos a tortas físicas o metafóricas. Sin embargo, vale la pena todavía leer o releer el libro [mire el resumen de su contenido, abajo para animarse a leerlo entero vía el enlace con un PDF (arriba)… o adquiriéndolo ‘legalmente’ en una librería o como e-book] y extraer de él bastantes buenas ideas, consejos y orientaciones para ser más feliz uno mismo haciendo feliz a los demás, tal como George Sand sentenció con su enorme “Te amo para amarte y no para ser amada, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz”.

:::

descarga (4)

Doce cosas que este libro hará por usted

Esta sección fue incluida en la edición original de 1936 como una lista de una sola página, que precedía al contenido principal del libro, mostrando a un posible lector qué esperar de él. La edición de 1981 omite los puntos del 6 al 8 y el 11.

  1. Sacarle de un estereotipo mental, darle nuevas ideas, nuevas visiones, nuevas ambiciones.
  2. Permitirle hacer amigos fácil y rápido.
  3. Incrementar su popularidad.
  4. Ayudarle a convencer a más personas a su modo de ver la vida.
  5. Aumentar su influencia, su prestigio, su habilidad para lograr objetivos.
  6. Permitirle ganar nuevos clientes.
  7. Aumentar su capacidad para generar ingresos.
  8. Hacerle un mejor vendedor, y un mejor hombre de negocios.
  9. Ayudarle a manejar quejas, evitar discusiones, hacer su interacción humana más sencilla y placentera.
  10. Convertirlo en un mejor orador y conversador agradable.
  11. Hacerle fácil, en sus relaciones diarias, la aplicación de principios psicológicos.
  12. Ayudarle a despertar el entusiasmo entre sus asociados.

 

El libro tiene seis capítulos. Las partes principales de cada capítulo se citan a continuación:

Técnicas fundamentales para tratar con la gente

  1. No critique, no condene, ni se queje.
  2. Dé aprecio honesto y sincero.
  3. Despierte en las personas un deseo ardiente.

 

Seis formas de convertirse en una persona agradable

  1. Muestre un interés genuino en otras personas.
  2. Sonría.
  3. Recuerde que el nombre de una persona es, para esa persona, el más dulce y más importante sonido en cualquier idioma.
  4. Sea un buen oyente. Anime a otros a hablar de ellos mismos.
  5. Converse en términos de los intereses de la otra persona.
  6. Haga que la otra persona se sienta importante – y hágalo sinceramente.

 

Doce formas de ganar personas a su modo de pensar

  1. La única forma de sacar lo mejor de una discusión es evitándola.
  2. Muestre respeto por las opiniones de la otra persona. Nunca diga “estás equivocado”.
  3. Si usted está equivocado, admítalo rápida y enfáticamente.
  4. Inicie sus conversaciones de forma amigable.
  5. Comience con preguntas a las cuales la otra persona contestará “sí”.
  6. Deje a la otra persona sentirse a gusto con la conversación.
  7. Deje que la otra persona sienta que la idea es suya.
  8. Intente honestamente ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.
  9. Sea empático con las ideas y deseos de la otra persona.
  10. Apele a los motivos más nobles.
  11. Ponga entusiasmo en sus ideas.
  12. Lance un desafío.

 

Sea un líder: cómo cambiar a las personas sin ofender o despertar resentimiento

  1. Inicie con aprobación y apreciación honestas.
  2. Marque los errores de su interlocutor de forma indirecta.
  3. Hable de sus propios errores antes de citar los de la otra persona.
  4. Haga preguntas en lugar de dar órdenes directas.
  5. Deje a la otra persona defenderse.
  6. Elogie cada mejora.
  7. Genere y fomente una buena reputación acerca de los demás.
  8. Use la inspiración y la motivación para lograr que los fallos se vean fáciles de corregir.
  9. Haga que la otra persona se sienta feliz de hacer lo que usted sugirió.

 

Siete reglas para hacer su vida en el hogar más feliz

Esta sección fue incluida en la edición original de 1936 pero omitida de la edición revisada de 1981.

  1. No reniegue.
  2. No intente mejorar a su pareja.
  3. No critique.
  4. Dé muestras de apreciación sincera.
  5. Dé pequeñas atenciones o detalles.
  6. Sea atento.
  7. Lea un buen libro referente al sexo en el matrimonio.

 

Sí. Ya sabemos que la práctica del Periodismo crítico, sagaz y libérrimo se contrapone con el ‘no critique a los demás’ que emana parte de la obra de Carnegie. Pero sucede que alguien tiene que hacer el trabajo de despertar las conciencias de la población, mediante un ejercicio expresivo de asertividad y de compromiso lo más próximo posible a la verdad. En ello estamos en SELECTO*DIGITAL, con la convicción que desde nuestra modesta contribución mediática aportamos el grano de arena que se necesita para armar mentalmente mejor a las buenas personas, para que dispongan de ‘otra’ visión de los acontecimientos y de los datos que emanan de los Media convencionales que dependen de ingresos y subvenciones para pagar sus facturas y/o sus dividendos, hecho que más que a menudo los condiciona a decantarse por un posicionamiento o por un discurso político o cultural prefabricado e intencionadamente manipulador.