Esquerra Republicana de Catalunya y las CUP siguen apoyando y confraternizando con los etarras

 

En la última manifestación(*) en San Sebastián a favor de la liberación de Arnaldo Otegui y Rafa Díez Usabiaga, encarcelados por su pertenencia a banda armada o enaltecimiento del terrorismo en distintos grados, se pudieron ver caras conocidas del abertzalismo vasco próximo a ETA y simpatizantes activistas de dicha causa, entre las que abundaban los propios miembros de distintas organizaciones filo, pro o directamente etarras, y un nutrido grupo de marxistas leninistas (ETA, lo es y así se declara) de EA, Aralar y Alternatiba; sindicalistas de ELA y LAB, miembros de sus colegas de CC.OO-Euskadi, un cuarto de centenar de cargos electos de Podemos (tomen nota), algún despistado del PSE/PSOE, y el ‘hombre jabalí’ diputado en el Congreso por ERC, Joan Tardà, quién junto al correspondiente ramillete de colegas catalanes de su partido y varios miembros de las CUP, que también se desplazaron, constituyeron la muestra más fehaciente de que los independentismos vasco y catalán mantienen una sólida conexión fraternal que, al menos en Cataluña, debería ser bien conocida por la población.

Porque, aunque la gente desinformada no lo sepa, no es una leyenda urbana que David Fernández, hasta ahora macho alpha de las CUP, siempre fue el hombre de Otegui en Cataluña, al que custodiaba y paseaba en coche cada vez que se llevaban a cabo reuniones clandestinas o discretas entre el abertzalismo radical vasco y el independentismo extremo catalán, del que el último ha copiado maneras, estética y estrategia de agitación y rebelión. Por algo la marca de CUP (que muchos no saben o no interpretan bien qué significa y qué mimetiza) es el acrónimo de Candidatures d’Unió Popular…  que  en euskera, ‘unión popular’ se traduce por ¡Herri Batasuna!; y sin olvidar que las CUP abogen por destrozar la legalidad vigente, por la ruptura con España, por la desobediencia absoluta a la Ley vía una soberanía ilimitada, por la renacionalización de múltiples empresas de sectores estratégicos y de los bancos y todas las cajas, y la salida del Euro y de ‘la Unión Europea!, o lo que es lo mismo: convertir Cataluña en una Corea del Norte o en un remedo de la exinta URSS y sus miserias. Puro terror.

Nos entendemos ¿verdad?  ¿Y vemos de qué va este asunto de coincidencias y pactos secesionistas que unos aplicaron durante medio siglo a golpe de pistola y bomba, y los otros mediante el adoctrinamiento y la agitprop que han desembocado en el peligroso estado actual de demencia fratricida existente en Cataluña? ¿Eh?

(*) En puridad, hablamos en conjunto del neocomunismo de EH Bildu (Alternatiba, Sortu, Aralar y EA), BNG, CUP, EB-Berdeak y sindicatos como ELA y LAB, y Podemos.