El porqué del descalabro del Partido Popular, de la cosa de Podemos y de Unió

 

5

Inés Arrimadas, nº1 de C’s en Cataluña

Ciutadans / Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha ganado moral y prácticamente las elecciones, puesto que es un partido que no cuenta a su favor con ninguno de los medios de comunicaciós públicos o subvencionados, y en cambio se ha posicionado en un honroso, valioso y oxigenante segundo lugar con su discurso afable y alejado de la mala baba que emenaba el resto de adversarios, pero firme en cuestión de antiseparatismo.

El PSC sigue con su errática travesía del desierto, vendiendo un género que ahora no compra nadie y dado que la sombra zapatética aún está ahí, como lo está su gallinácea etapa montillesca con el tripartito junto a comunistas y republicanos de ERC. Si añadimos la poca personalidad de la aceituna rellena bailarina y que puestos a hacer el rojo habían propuestas más atractivas para la juventud (Podemos o CUP), se entiende el descalabro de la socialdemocracia.

Unió ha pagado el precio de su complicidad fraternal y explícita con Convergència, todo puro hedor pujoliano y campo de Bramante de luchas intestinas, deserciones y absoluta miseria ideológica, pusilánime y oportunista. Así les ha ido.

Entramos en materia:

Al Partido Popular le han fallado tres puntales ineludibles para el electorado natural que le concierne.

1) No ha sabido ir hasta el final ante los escándalos económicos de los Pujol (están todos sueltos; ni uno en la cárcel) y de los cómplices del expolio interno de Cataluña (milletorros y demás calaña), motivo por el que parte de la gente de la cuerda pepera ha renegado del partido y ha votado a Ciudadanos, que no necesariamente se ha de entender como un substituto del PP, si no que se ha de identificar en su faceta de savia nueva antiindependentista y razonable defensora de ciertos valores tradicionales, sin caer en la laca, la naftalina o posiciones extremistas fuera de lugar.

2) Si añadimos que la veleta y megalómana Alicia Sánchez-‘Camarga’ todavía pululaba en los actos en los que había la plana mayor de la gaviota [fue vergonzoso el chupe de cámara cuándo vino Sarkozy], está todo dicho. Sumémosle la pasividad sistémica de Rajoy en la antes mencionada negligencia a la hora de pararle los pies a los corruptos y, ¡sobre todo!, en no cortar de raiz los órdagos secesionistas de Artur Mas y su banda, o los de Oriol Junqueras o David Fernández y las suyas [no olvidemos que hablamos del presidente de la Generalidad y de diputados del Parlamento de Cataluña], con estos mimbres tenemos la cesta de incompetencia que los electores han visualizado y les ha indicado que votar al PP, hoy, era perder el tiempo.

3) Si además adicionamos que durante la campaña Xavier García Albiol ha olvidado por completo su discurso combativo contra la inmigración ilegal o la que siendo legal distorsiona la buena convivencia, un asunto que está en la mente y horroriza a más de la mitad de la ciudadanía como ¡EL! segundo problema principal, después del desempleo, -de la misma manera que lo es en el resto de Europa-, entenderemos el porqué de que el PP haya quedado a la cola de las preferencias electorales; algo que nos debería hacer preguntar ¿a qué se debe que el candidato popular haya apartado el tema de la substitución demográfica en su prontuario de campaña? ¿Quién se lo ha ordenado? ¿Desde dónde? ¿Con qué atributos jerárquicos o de obediencia debida?

Franco Rabell derrochando buenas vibraciones

Del incomestible puchero comunista con un energúmeno como cabeza visible, los de Catalunya ara sí que es pot [manda hue… con el nombre] ¿qué hemos de decir?, mas que la gente no es tonta y ya ha visto las burradas de la Carmene en Madrid o las sandeces lunáticas de la Colau en Barcelona, que junto a amenazas, chulerías y paridas del okupa fumador de porros gran Manitú de la coleta morada iraní-venezolana PULSE AQUÍ, Pablo Iglesias, ha puesto en su sitio la identidad de esa retahila de marcas blancas para camuflar a perdedores natos históricos (todos los descartes post PCE y PSUC) y revolucionarios de guillotina fácil bajo el manto de una pretendida reinvención del socialismo extremo de raíz estalinista; algo que está fuera de lugar y que aunque pudo tener alguna acogida entre anstisistemas y frentepolulistas maduros post 11-M, en pleno Siglo XXI no tiene cabida alguna en España ni en el mundo civilizado.

Esto es lo que hay. Ahora únicamente queda que Ciudadanos se centre bien y trabaje para que muchos de quienes lo votaron sigan confiando en que meta mano con pocos miramientos y severidad a la corrupción pujoliano-convergente, y reprima las ínfulas integristas de los Media todavía alineados alrededor de la ubre de la Generalidad y de ‘pequeño Pujol’ (Mas) que habla con lengua de serpiente’ -Pablo Iglesias dixit.

Lo diremos más claro: Ciudadanos ha de intervenir como sea levantando alfombras y machacando corruptos; controlar TV3, Catalunya Radio y demás estaciones y canales de radio y televisión integristas; revisar y anular las subvenciones que se pagan a los Avui, Ara, La Vanguardia y digitales de la mafia secesionista; purgar a los periodistas vendidos al régimen -el raholamen, para entendernos; eliminar los cargos de confianza de abrevaderos mil; y cerrar entidades e instituciones (ANC, Òmnium/Odium) que no justifiquen una razón de ser y un trabajo palpable y medible. Todos a la calle, a cobrar la prestación por desempleo, si procede, dos años y después… a pasar hambre como el resto de ciudadanía sin trabajo -porque fuera del circuito corrupto de la endogamia partidista nadie los querrá.

valentiaAsí que a ver si Ciudadanos se atreve a llevar a cabo alguna de estas posturas de Gobernante (sí, con mayúscula) por derecho propio. Y a modo de redención ante sus propios desaguisados, el PP catalán, que se sume y apoye sin fisuras este enfoque desinfectante de la política catalana y vaya gas a fondo contra la podredumbre local [a ellos ya les han dado por todos lados en Madrid, o sea que poco han de temer y perder].

Si no hacen nada de esto, querrá decir que nos han engañado y falta otra opción política mucho más atrevida, como sucede en toda la U.E. Y misteriosamente no en España -por complejos por el Franquismo, ¡todavía!-. Y esto no lo queremos nadie, ¿verdad?

Adelante Ciudadanos… os toca demostrar que algo ha cambiado.