Hablando claro: El odio en las entrañas del secesionismo y la ultraizquierda en Cataluña

 

Un gracioso Mas. Todas en tensión y él gozando del desastre

A la vista de todos está que en Cataluña, si queremos Paz, el 27-S han de neutralizarse las dos listas fantasma y sus intenciones. Causan demasiada tensión y angustia a la población y a los lícitos intereses de la comunidad, a la vez que activan mecanismos de autodefensa en el resto de España y aún en la propia mayoría de catalanes que no están para malas bromas independentistas ni nada parecido si provienen de tarados y gente sospechosa.

Veamos: La fiesta mayor de Barcelona, coincidente con la festividad de la Virgen de la Merced -la patrona de la ciudad es Santa Eulalia-, siempre ha sido un motivo para engrandecer la convivencia, socializar a la población y exhibir los detalles folcóricos y culturales locales como signo de cohesión y riqueza cultural.

jpg_partidocomunista-fpPero una vez más, se ha evidenciado la implantación del veneno fratricida frentepopulista (igual que justo antes y durante la Guerra Civil Española) junto con el revanchismo y los elementos distorsionantes que provienen de los laboratorios en los que se cocina la fragmentación de España para implantar en el gobierno y en el Poder los diversos tipos de nuevos modelos ideológicos y revolucionarios de origen socialista extremo -post leninista- o de corte independentista -divide y vencerás-.

Se trate de la amalgama de siglas y ‘listas electorales fantasma’ en las que no están los que son y, como tapadera, sí están una mayoría de nombres que no son; sean las camufladas capitaneadas por Podemos y el comunismo o se trate de las de los cómplices, conniventes o autores necesarios de los crímenes que la rapiña avara de la podrida galaxia de Jordi Pujol -y Artur Mas- ha perpetrado durante cuatro decenios contra su ¡propia tierra! en contra de sus conciudadanos… sin que nadie los haya detenido, acusado, juzgado, condenado y embargado de todos sus bienes y derechos por el daño infligido con sus expolios, estafas, malversaciones, usurpaciones y abusos de poder. El saqueo de la sociedad merece un castigo duro, intolerante y ejemplarizante: una metafórica e inapelable guillotina que no sa ha aplicado a nadie todavía.

El camarote de los Marx igual que el balcón de marras

Para justificar lo antes expuesto, no es de extrañar que asistiéramos el día de la Merced, en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona, con su alcaldesa Ada Colau, integrante de la infame lista tapadera podemita Barcelona en Comú, y Artur Mas junto al anterior alcalde convergente Xavier Trias i Vidal de Llobatera en el balcón principal, puro camarote de los hermanos Marx, al espectáculo más grotesco y significativo de lo que se nos viene encima si la población alelada junto con la masa fanática dan pábulo y votan a Junts pel Sí o a Catalunya, ara si què es pot, las dos surrealistas amalgamas-marcas encabezadas por dos mediocres fanáticos de paja que han sido colocados para, si ganan, ceder la posición de presidente de la Generalidad a quién designen los sanedrines del poder de las discretas baldosas arlequinadas.

images (7)

Siempre la misma historia, siempre provocando

Sí. En un momento determinado de lo que debería haber sido únicamente una conexión alcaldía-ciudadanía, una fiesta popular, al fanático extremista independentista Alfred Bosch, ahora parlamentario en las Cortes Españolas por representación de ERC, que monta un pollo cada vez que puede, cómo lo monta su compañero de secta y hombre jabalí Joan Tardà -según feliz definición de Ramón de España-, no se le ocurrió más que extender la bandera ‘estelada’ o ‘cubana’ con su triangulo y su estrella de cinco puntas sobre el tapiz oficial expuesto. Ruin y rastrero aprovechamiento artero de una acto amable para convertirlo en otro foco de tensión.

PHOTO-b5f3b2a8abd1c79a9038def933e677e8-1443097826-16

El comisario político Pisarello entre la valiente Mº Ángeles Esteller y Alberto Fernández Díaz, del PP

Con su ácida sonrisa y su desagradable expresión de ojos habitual, Bosch sonreía y se vanagloriaba de la hazaña que había perpetrado, hasta que por detrás apareció con firmeza el presidente del grupo (del partido) Popular en el ayuntamiento, Alberto Fernández Díaz, que abriéndose paso desplegó la bandera constitucional de España, mientras Artur Mas reía indecentemente cómo cuándo hizo lo propio durante la bronca descomunal (silbada) del público contra el rey Felipe VI mientras sonaba el Himno Nacional español. La misma estúpida mueca de traidor y de psicópata, el mismo espíritu provocador e innoble. La misma miserable actitud a la que tiene acostumbrados a quienes lo observan con la mente abierta y sin que medien servidumbres económicas o sectarias. Vea vídeo AQUÍ 

Pero cuál no sería la sorpresa de la gente de buena fe -los despreciables fanáticos no cuentan para nada en esta historia- cuando se visualizó la connivencia del citado frente popular ante los hechos. Sí, Ada Colau y su equipo mantuvieron una respuesta totalmente pasiva al ver que protestaba en vano el edil y portavoz del PP para que se retirara el trapo ilegal estelado. Es más, su primer teniente de alcalde y comisario político impuesto por Podemos para vigilarla, por veleta, el argentino Gerardo Pisarello, que estaba al lado, intentó quitar la enseña nacional, forcejeando con Fernández Díaz hasta que consiguió arrebatársela y echarla al suelo mientras mantenia una cara de ‘no estoy haciendo nada’ [ver vídeo para comprobar la indisimulada mala leche con la que actuó, mientras que la otra cosa textil ilegal seguía expuesta con la complicidad de los ‘demócratas’ que dan clases de libertad al resto de no independentistas.

efe-pisarello--644x362

¿alguien duda del encargo que le han ordenado cumplir a Gerardo Pisarello?

Así que un mamarracho y un mamporrero que lleva ejerciendo de antisistema con Ada Colau y oficiando de sumo sacerdote antiespañol, un inmigrante que lleva poco más de diez años años en España, ya decide si la Bandera nacional puede o no ondear, a la vez que él mismo la arranca de las manos de un representante electo municipal. Así que un botarate que, como no podía ser menos… también se dedica a lo mismo que el núcelo podemita de Pablo Iglesias: a dar clases de Políticas en la Universidad, ha obtenido un poder tan extenso que le permite ser el segundo de a bordo de una ciudad tan importante como Barcelona. ¿Quién da más? ¿Qué sucede aquí?

No sé si estamos solo ante un capítulo cutre de un remedo de ‘Moros y Cristianos’ de Berlanga o en medio de la tormenta perfecta para que el lunes 28-S se consolide la rotura de España, pero lo que sí es seguro es que la semilla del terror y el odio en las entrañas ya ha contaminado a buena parte de los que siguen al iluminado pseudo mesías que habla en indio, sin que se den cuenta de que lo que hace semejante prevaricador y traidor a todo lo que le ha permitido estar dónde está y ostentar el cargo que ostenta con el sueldo público más alto de España, es huir hacia adelante y forzar al máximo la situación para preparar el terreno que evite que lo encarcelen a él y a su banda por los delitos que se han cometido durante los largos años en los que fue consejero de economía, primer consejero (conseller en cap -o nº 2 del organigrama), presidente de Convergència Democràtica de Catalunya (y de la coalición Convergència i Unió) y Presidente de la Generalidad de Cataluña.

Finalmente, después de contemplar el hecho del balcón(*) como síntoma de lo que nos puede caer encima si siguen gobernando los mismos o los substituyen los airados comunistas, queda declarar que las Elecciones al Parlamento de Cataluña, del 27 de septiembre de 2015, no son más que eso, aunque se las tilde de plebiscitarias y binarias en relación a una lectura pro o antiindependentista. Sin embargo, los resultados que sean conllevarán una escalada de reacciones en un sentido u otro en las que no tendrá nada que ver el factor ‘pensiones’, ‘corralito’, ‘salida de la U.E.’, ‘dignidad’ y demás falacias propagandistas.

Lo que suceda el 27-S será un antes y un después que puede activar una revolución fratricida y la destrucción de nuestro sistema de convivencia; que es lo que pretenden unos para escapar de la Ley por sus fechorías… y otros por encargo de las sectas e intereses mundialistas que utilizan a Cataluña y a España como conejillos de indias para experimentar sus juegos geopolíticos de dominio.

images (9)

refrescando la memoria sobre quién es quién

Así que quienes estén de acuerdo en participar en un futuro inmediato basado en la zozobra, el pánico y la violencia, ya saben que han de votar las ‘listas fantasma’ en las que no se sabe muy bien a quién y qué se apoya. O sea. Aquellos que miran el dedo del sabio cuando éste señala la Luna han de votar el Partido Socialista o Unió Democrática, ahora filfa y vacío absoluto; los que anteponen una lícita forma de ser español pero errática en la forma y en el mensaje han de votar al Partido Popular; y los que quieren savia nueva y un impulso centrado y equidistante de tanto horror, se deben comprometer con el voto a Ciudadanos, a pesar de la supuesta bisoñez de su candidata Arrimadas. ¿O es mejor un energúmeno sin un minuto de experiencia institucional como Franco Rabell o el toque mercenario y pasado de vueltas de Romeva?

Procedamos.