¿Alguien se cree lo de la pretendida zancadilla de la reportera húngara al refugiado sirio y su hijo?

base_imageUna vez visto el vídeo capturado en la ciudad de Röszke, en Hungría, cerca de la frontera con Serbia, en el que un grupo de refugiados sirios rompe un cordón de seguridad de la Policía y Osama Abdul Mohsen cae al suelo con su hijo entre los brazos, la mayoría de la gente se adhirió a la versión oficial en la que se sustentaba que era la zancadilla de la periodista Petra Lazslo la causante de la impactante imagen. Puesto que dicha reportera trabajaba (ya la han expulsado, claro) para la cadena de Televisión del canal húngaro N1TV, además de hacerlo para un periódico próximo a Jobbik, el partido de extrema derecha magiar, ya se justifica la reacción popular y la diferente vara de medir que se aplica en Europa y en otros lugares del mundo cuando el ‘malo’ proviene de filas de partidos escorados hacia posiciones patrióticas, identitarias o rebeldes ante la mundialización y sus consecuencias, sobre todo inmigratorias.

petra-laszlo-tripped-refugee-7Pero la realidad es otra. La reportera que hacía su trabajo bajo estrés (iba con una máscara en la boca y nariz) entró en pánico al percibir peligro -imaginemos una masa de gente desesperada corriendo hacia uno-, por lo que empleó su pierna para crear una separación con una chica que iba en un grupo que se le echaba encima al escapar del cerco policial, algo que después repitió cuándo Osama Abdul Mohsen y su vástago corrían hacia ella, solamente que no es cierto que fuera dicho movimiento -la zancadilla de marras- el que provocó la caída de ambos. No.

Según se contempla clara y contundentemente en otro vídeo tomado desde otra perspectiva, Osama Abdulk es empujado al suelo por la espalda por un policía húngaro, mientras que la ‘crucificada’ periodista a la que se había adjudicado el hecho, aunque de nuevo levanta la pierna en un acto reflejo de distanciamento, está a más de un metro y no los toca ni por asombro, como se visualiza en estas imágenes: PULSE AQUÍ

INMIGRANTES1

Sospechosa edad que indica deserción

Así que si se ha visto, revisto y analizado en profundidad dicho segundo vídeo, censurado por todos los Media del sistema e ignorado por las autoridades, vale la pena recapacitar y valorar hasta qué punto se nos induce a negar la realidad, asumir todas las tergiversaciones interesadas de los promotores de la substitución demográfica, y permitir que la descontrolada invasión extracomunitaria que se vive en la Unión Europea por parte de africanos y asiáticos se consolide cómo un hecho consumado bajo la excusa de que nos debemos a presuntas prácticas humanitarias; cuando la realidad es que únicamente el 10% cómo máximo de los últimos arribados al continente son personas indefensas exiliadas refugiadas políticas de guerras civiles, siendo el resto jóvenes descaradamente desertores de sus ejércitos o emigrantes de otras latitudes por motivos económicos.

No hace falta insistir más. O se quiere entrar en razón al respecto de que los hechos son los que son… o se milita en el bando de los pusilánimes y alienados que engullen todo lo que se cocina en los laboratorios de manipulación mental de la población.

Por si quedara alguna duda de la falsedad de la pretendida agresión de Petra Lazslo a padre e hijo, se ha de ser más atrevido y contextuar lo que sucedía momentos antes y durante sus dos gestos subconscientes -si hubiera querido agredir de verdad hubiera dejado de filmar- al venirle encima la estampida que estuvo a punto de tirarla al suelo y que motivó su autodefensa. Para ello, véase este otro vídeo(*) PULSE AQUÍ en el que se muestra con contundente y dramática exactitud lo que sucede si una masa descontrolada y airada de individuos contravienen leyes y se enfrentan a la Policía -en este caso, extrañamente pasiva y empática con las turbas de inmigrantes ilegales- y se está allí cumpliendo una misión periodística con una incómoda cámara de filmar en mano.

489512496

La mujer y dos hijos más, a punto de llegar

Se sea un civil, un político o sobre todo un periodista acostumbrado a cubrir zonas en conflicto o de guerra, es sano para la dignidad de las personas libres juzgar con equidad una estafa cómo la que se ha querido colar a todo el mundo, porque no olvidemos que al presunto entrenador sirio y a su hijo ya se les ha recibido en loor de multitud en Getafe (Madrid), se les ha proporcionado un piso amueblado -a al espera de que venga su mujer y dos hijos más, de momento- y se le ha dado trabajo en el club de fútbol local -lo que supone, permiso de trabajo, de residencia y más adelante la nacionalidad.

Debería investigarse si es verdad

Para terminar, para complicar más este asunto, si es que no lo está suficientemente, valga comentar de soslayo que, según la prestigiosa web Rûdaw Net, del conglomerado kurdo de medios periodísticos más creíbles de aquella sufrida comunidad http://rudaw.net/english/ al susodicho ‘héroe’ lo acusa el partido kurdo Partiya Yekîtiya Demokrat (el más civilizado de la zona) de ser un miembro destacado del grupo terrorista Al Nusra (la marca de AlQaeda en Siria, incluida en la lista negra de terrorismo de Naciones Unidas en 2013), y que fue el instigador de una revuelta contra los kurdos tras un partido de fútbol del equipo que entrenaba que acabó con el asesinato de 50 de dichos kurdos; amén de que, pretendidamente -pues pudo ser un montaje, aunque ¿para qué?-, en su Facebook exhibía sin recato la tenebrosa bandera negra de Estado Islámico.

Lean, lean y consideren el nivel de mentiras que nos influyen y que nos condicionan la libertad: PULSE AQUÍ

(*) Se trata de una valiosa filmación, aunque la intención de quién la ha subido es resaltar las zancadillas de la periodista, sin darse cuenta que lo ofrece y que se muestra es la atmósfera de alta tensión del momento, la agresividad de los inmigrantes y la buena fe policial y paciencia periodística en general.