La excepcional escena de cine en la que dos personajes principales dialogan con concisión e inteligencia acerca de la hecatombe del mundo actual

 

current_702_152_original

Wallace Shawn frente a André Gregory

My Dinner with André [Mi cena con André] es una multipremiada y aclamada película estadounidense de 1981, dirigida por Louis Malle y coprotagonizada por André Gregory y Wallace Shawn, en los papeles principales.

En concreto, Malle se atreve con un film sobre una conversación profunda entre ambos actores y autores [artífices del guión y, en realidad, interpretándose a sí mismos], durante una noche en que quedan para cenar, después de mucho tiempo sin verse.

Como buenos amigos, se empiezan a contar múltiples experiencias personales, a través de las cuales comienzan a emerger los principales enigmas de la existencia, lo que conduce a que “Mi cena con André” nos invite a enfrentarnos a lo que de verdad sucede en nuestras vidas.

A pesar de que pueda parecer duro resistir el metraje del 95% de la película en un un único escenario -un restaurante lujoso- y planos y contraplanos continuos, hay una secuencia que sobresale, consistente en la idea que desarrolla André de la falta de sinceridad y de autenticidad en nuestros comportamientos y en nuestra forma de vivir. ¿Les suena?

La_naturaleza_del_Mundo_en_decadenciaEnriquecido todo por el enfrentamiento civilizado de dos posiciones o ideas diferentes, es conmovedor ver cómo se escuchan el uno al otro, la película es muy recomendable, puesto que desgrana un mensaje que todo el mundo debería escuchar, pero que pocos captarán, excepto si se ve con paciencia, sin esperar que “pase algo”, pero con la disposición de reflexionar, analizar y auto-criticarse, hasta el punto de que lo narrado puede llegar a cambiar la vida a cualquiera. Así de profunda es.

Para entender mejor el alcance de este film, ofrecemos una de sus escenas más inmensas, con subtítulos en español PULSE AQUÍ: un diálogo estremecedor, por su verdad, concisión y hondura sobre la debacle del mundo contemporáneo.

André Gregory, inconmensurable

Véala y si puede vuélvala a ver para disfrutar y emocionarse; y si puede ser compártala con aquellos a quién ama y le importan, dado que “Mi cena con André” merece ser divulgada, conocida y apreciada por las personas inteligentes y con buenas intenciones todavía por ahí. Como que seguro que así será, si se anima, aquí tiene subtitulada al español la obra en su totalidad: PULSE AQUÍ