¿Aquí todo el mundo tira de folclore andaluz? ¿Acaso España no es más diversa?

 

esperanza-aguirre        soraya-saenz-de-santamaria-se-anima-a-bailar-en-la-feria-de-abril-6051014-1En unos pocos días se ha visto que las populares Esperanza Aguirre o Soraya Sáenz de Santamaría y a la podemita Teresa Rodríguez  se han prodigado dale que te pego con las sevillanas, dentro del más puro estilo de ‘Ezpaña: sol, toros, sangría y flamencoo como icono mental y visual 100% carpetovetónico ‘pajares-esteso-landa-torrentiano’.

A ver. España tiene a 45 millones de habitantes censados, más cuatro que están aquí de matute y tocando las narices en todos los sentidos, y dos o tres nómadas transeúntes adicionales, que no turistas, que hacen lo mismo que los anteriores.

Así que de los 45, habrá por lo menos la mitad que no son o no tienen antecedentes andaluces, cantidad suficiente como para que no sea solo todo lo que emana del flamenco lo único que nos representa y lo ‘oficial’ que identifica a nuestro, llamado, Reino de España. Porque.

Además de zarzuela, del canto coral o de la danza clásica española, en la categoría popular o folclórica hay: conmovedoras jotas en muchas regiones de España, que no solo Aragón, aunque sean las más emocionantes http://bit.ly/1PsZnb1, pasodobles, sardanas, muñeiras, paloteos, chotis, fandangos serranos, charradas, kaskarotaks… o el indescriptible aurresku vasco y sus derivados de acompañamiento http://bit.ly/1JAvQbw;  todos ellos tan o más emocionantes que ver a un grupo de hombres y mujeres dando vueltas y más vueltas haciendo los mismos gestos e idénticos giros bajo los efluvios del fino o la manzanilla.

 

 

931De ahí que nos debamos preguntar a qué viene tanto refuerzo de la sevillana o la rumba (que es lo que se supone que bailó con extrema coquetería Soraya -¡ay, la modosita turuta rajoyana con ese sensual dedito reclamando la presencia de algún macho!-; y de ahí la necesidad de activar una catarsis colectiva para ir olvidando tanta influencia andaluza como marchamo de lo español, hasta el punto de que madrileñas como las citadas se planteen seriamente en lo sucesivo bailar otra cosa; puesto qué que lo haga la racial gaditana Teresa Rodríguez en modo ‘gitanilla’, pues muy bien, allí y en el contexto de la Feria de Abril, que como no podía ser de otra forma aprovechó para chupar cámara y compartir bailoteo con los del ERE de las subcontratas de Telefónica/Movistar; pero de esto a que sigamos el resto de españoles como desde hace un siglo con tanto faralaes y señoritingo de pescaíto frito ya cansa.

¿O no?

 

Aguirre:   http://bit.ly/1QqC6b8

Santamaría:   http://bit.ly/1JAvcuJ

Rodríguez:   http://bit.ly/1yVtKm6