La escritora Núria Amat tiene que expresar en la Prensa argentina lo que pasa en Cataluña

 

nuriaamat1

Núria Amat

Núria Amat, ganadora del Premio de las Letras Catalanas, Ramón Llull, ha tenido que valerse del prestigioso periódico argentino Clarín para explicar al mundo lo que sucede en Cataluña.

1355878221_740215_0000000000_noticia_normal

Mas y Junqueras

Tal como detalla la siempre prestigiosa web Dolça Catalunya, la viva imagen de la Resistencia contra la criminalidad antiespañola de las huestes secesionistas, Amat ha dejado claro el problema, su magnitud y la textura de la indecencia moral de las fuerzas insurrectas que orbitan bajo Artur Mas y Oriol Junqueras y sus palmeros fanáticos de la ANC y de Òmnium [ódium, bódrium] Cultural, junto con agregados de última hora de mil leches distintas.

‘El Roto’ en estado de gracia: “Tú sigue, el mapa dice que es por aquí…”

Reproducimos en su totalidad el excelente trabajo de síntesis llevado a cabo por la web aludida, para que el Lector de SELECTO*DIGITAL tome la medida exacta del extremado atolladero existente y el embrión de un potencial conflicto violento que se gesta en Cataluña, si nos atenemos a la certera descripción que realiza la escritora de todo aquello que sufrimos los catalanes y gozan los nacionalistas independentistas.

Lean, disfruten y redifundan:

:.

Núria Amat cuenta así en el periódico argentino Clarín PINCHE AQUÍ los desmanes nacionalistas.

Cada vez son más los que se atreven a explicar cómo el nacionalismo está esterilizando Cataluña. Ayer era el peruano Santiago Roncagliolo PINCHE AQUÍ. Ahora, simulando una carta para George Orwell, que conocía bien el nacionalismo PINCHE AQUÍ, Núria Amat habla sin tapujos de “separatismo”, “populismo”, “circo de la identidad nacional”, aniquilación del bilingüismo, “falseamientos de la historia”, “división entre buenos y malos catalanes”, medios de comunicación “comprados” y erosión de la democracia. Es difícil hacerlo mejor:

El virus nacionalista, populista e independentista está en proceso de infectar a un pueblo (…) El que transita ahora por Cataluña tiene nombre y apellidos: los delirios de su actual Presidente Artur Mas (…) realizando acciones continuadas en contra de la legalidad (…) Las actuaciones del gobierno de Mas superan todo atisbo de conducta democrática. (…) Las recetas nacionalistas, querido Orwell, utilizadas por el actual dirigente catalán y que estamos padeciendo son las mismas llevadas a cabo en los Balcanes y en el resto de los nacionalismos del mundo (…)

Los escritores han dejado de venir a visitarnos. Sólo son bienvenidos (…) el folklore patriótico asambleario que nos invade a diario con banderas, soflamas populistas y circo de identidad nacional (…) Nuestro bilingüismo, riqueza incuestionable de nuestro país pequeño, [está] en proceso de ser aniquilado si nadie lo remedia. (…) Las voces literarias que admiraba el mundo por su riesgo literario e intelectual están siendo ocupadas-tapadas por un festival folklórico perpetuo de libros improvisados, pagados y publicados con todo el esplendor mediático territorial y nacionalista, y escritos muchas veces en un catalán que avergonzaría a los grandes maestros de la literatura catalana (…) Pero ni Carles Riba, ni Salvador Espriu, ni Josep Pla serían hoy independentistas. Como tampoco lo fue el “Mestre” Josep María Castellet, fallecido recientemente, no sin haber avisado antes a una amiga común que la independencia de Cataluña era un disparate. (…)

Entre otros muchos falseamientos selectivos de la historia llevados a cabo en su querida Cataluña, maestro Orwell, el más reciente y al que han dedicado monumentos, congresos, libros y museos, ha convertido la guerra de Sucesión dinástica de la corona española de 1714 (…) Alteración histórica como otras numerosas del separatismo catalán, destinadas a favorecer una división entre buenos y malos catalanes (…) Sin violencia física (…) Con intimidación sólo psicológica, pero violencia al fin. (…)

La lucha (…) propulsada por Jordi Pujol, Presidente de la Generalitat durante treinta años, ha sido utilizada por el propio Pujol para beneficio económico personal y el de su familia. Al estilo de los caciques de república bananera robando y preparando el país para que su hijo pudiera heredarlo. (…)

Los escritores catalanes que escribimos en castellano junto con los que también haciéndolo en catalán, son críticos con el nacionalismo, pasamos a convertirnos en traidores. Anticatalanes. Apátridas. Enemigos del pueblo. En los malos de la película nacionalista. (…) Políticos y tertulianos separatistas, siempre los mismos, jalean de forma mesiánica a los ciudadanos. Tienen comprados los medios de comunicación del país, la Universidad, las instituciones de cultura”.